Durante este miércoles, un vocero de la familia confirmó la muerte de Stephen Hawkins, creador de la teoría de los agujeros negros y considerado uno de los científicos actuales más importantes del mundo. 

Su fallecimiento se produjo durante la madrugada en la residencia de Cambridge, a los 76 años de edad. Desde los 21, Hawkins debió enfrentar un complejo diagnóstico de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una patología considerada letal que se fue extendiendo progresivamente sobre su cuerpo. A pesar de las pésimas proyecciones, el físico sobrevivió en su silla cibernética y aprendió a comunicar sus pensamientos a pesar de las limitaciones de su cuerpo.

“Estamos profundamente tristes de que nuestro amado padre haya fallecido hoy”, sentenciaron sus hijos Lucy, Robert y Tim, agregando que “fue un gran científico y un hombre extraordinario, cuyo trabajo y legado perdurarán por muchos años. Su coraje y persistencia con su brillantez y su humor inspiraron a personas de todo el mundo”.

El autor de “Una breve historia del tiempo” (1988) fue astrofísico, cosmólogo y divulgador científico. Pese a sus limitaciones físicas, intentó llevar una vida lo más normal posible “y no pensar en mi enfermedad o lamentar las cosas que me impide hacer, que no son tantas”, según escribió.

Hawkins profundizó en el estudio de una teoría unificada de la física y planteó que la idea de una divinidad era innecesaria para explicar el universo: “Nuestra meta es un entendimiento total de los eventos a nuestro alrededor, y de nuestra propia existencia”, sostuvo.

Aunque sus mayores contribuciones a la ciencia ocurrieron durante la década de los setenta, Hawking siguió publicando artículos y el último, sobre la teoría de la inflación cósmica, fue publicó apenas hace diez días en el repositorio arXiv. Más tarde, pese a la pérdida de su voz, siguió realizando otros estudios sobre el rol de la fluctuación cuántica en el crecimiento de las galaxias o un análisis sobre la función de onda del universo.

“Una vez dijo que este no sería un gran universo si no fuera el hogar de las personas que amas. Lo extrañaremos para siempre”, lamentaron sus hijos.