El nuevo ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, anunció que estudian elaborar un proyecto de ley que beneficiaría a todos los migrantes que trabajen de manera formal en el país, brindándoles la posibilidad de que puedan retirar su dinero ahorrado por concepto de AFP si llegasen a abandonar Chile.

La iniciativa está orientada a aquellos trabajadores que en su país de origen no estén afiliados a un “convenio de seguridad social”. Esta sería una de las primeras medidas del paquete de reformas al sistema de pensiones que el presidente Sebastián Piñera prometió en su campaña.

En la misma línea, el nuevo subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, comentó que el monto acumulado por los fondos de pensiones de trabajadores migrantes que abandonan el país pasan a formar parte de un “fondo de rezago”, según indicó El Mercurio. 

Cabe destacar que a fines de 2017 se dio a conocer el monto total de dichos rezagos en el país -incluyendo lo acumulado desde distintos frentes-, arrojando una cifra que asciende a los US $265 millones.

El ministro Monckeberg igualmente se reunió con con los gremios asociados a su cartera como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC). El Servicio Jesuíta de Migrantes fue otra de las organizaciones recibidas por el secretario de estado.