Este miércoles fue nombrado por Sebastián Piñera el sucesor de Bruno Villalobos en el cargo de General Director de Carabineros. El funcionario elegido por el mandatario fue Hermes Soto Isla (55), marcando así lo que ha sido denominado “un recambio” en la institución.

Soto hasta hoy se desempeñaba como jefe de la zona metropolitana de Carabineros, y anteriormente había ocupado del mismo cargo en Antofagasta y Biobío. El uniformado, de larga trayectoria, es hijo de un suboficial mayor, sacando a la institución de la tradición que mantenía a una élite recurrente en los altos mandos.

Por otra parte, se destaca como uno de los mayores logros del uniformado la creación de la primer Escuela de Suboficiales en regiones el 2016. El edificio habría sido construido por carabineros en sus tiempos libre, demorando así solo seis meses. Esta escuela permitió abrir más cupos para los cabos y sargentos.

En la misma línea, el nuevo director es conocido dentro de la policía uniformada por su cercanía con los carabineros PNI o uniformados de menor rango que él.

Piñera en su nombramiento lo llamó a trabajar de manera veloz, instándolo a conformar pronto el nuevo alto mando de Carabineros. Igualmente, comentó que la institución vivirá un intenso proceso de modernización, tanto operativa como tecnológica.

Cabe destacar, que la asunción de Soto al cargo significa que toda la línea de sucesión de Villalobos también pasa a retiro. Siendo estos los uniformados Julio Pineda, Nabih Soza, Víctor Herrera y Leonidas Venegas.

En su primera conferencia de prensa tras asumir el cargo, el nuevo General Director destacó que era hijo de uniformado y que además nació el día 27 de abril, día en que se celebra a Carabineros en Chile.