La investigación científica ha respondido históricamente a la necesidad humana de entender el mundo que habita. ¿Cuáles son las leyes que rigen todos los fenómenos que observamos? ¿Cómo entendemos el comportamiento de los seres vivos? ¿Cuál es el lugar del ser humano en el Universo? son algunas de las tantas preguntas que intenta resolver la ciencia, buscando así mismo desarrollar tecnologías para adaptarnos a este mundo que vamos entendiendo cada vez mejor, e incrementar nuestra calidad de vida. Tratamiento de enfermedades, descubrimiento de fuentes de energía, transformación de materias primas en productos de alto valor agregado y mejoras en la producción de alimentos han vuelto a las tecnologías parte imprescindibles del progreso de las sociedades.

Sin embargo, la idea de la ciencia como motor del desarrollo social ha cambiado, atribuyendo esa funcionalidad al crecimiento económico más que al desarrollo tecnológico; en esto, el nuevo modelo económico heredado de la revolución industrial ha supeditado el desarrollo científico y tecnológico a las necesidades del PIB. Este cambio de paradigma modificó las prioridades del desarrollo tecnológico, orientando la investigación aplicada hacia la creación de tecnologías comercializables, escalables, rentables y con un margen de utilidades cada vez más alto. Lógicas competitivas irrumpieron en el mismo seno de las universidades para favorecer la creación de tecnologías que se puedan insertar el mercado, dificultando el acceso al conocimiento y la colaboración entre investigadores, sometidos a presiones para publicar en revistas de alto impacto y producir patentes. En consecuencia, el conocimiento se ha vuelto un bien de consumo y se ha ido dejando de lado la funcionalidad social de las tecnologías, cuyo acceso está condicionado según criterios socio-económicos.

A raíz de esto nace TECNOx, una comunidad que promueve el libre acceso a las tecnologías como una herramienta para mejorar la rapidez, calidad y seguridad de sus desarrollos, así como abaratar los costos de producción y contribuir a democratizar el conocimiento. Esta comunidad abierta y sin fines de lucro enfoca el desarrollo tecnológico en las necesidades locales con el fin de desarrollar soluciones prácticas a problemas de relevancia social en Latinoamérica. TECNOx posee representantes de la academia, laboratorios comunitarios, FabLabs, colegios, ONGs, entre otros, quienes trabajan de manera distribuida a lo largo del continente para organizar eventos y dar forma al movimiento. Cada año, TECNOx organiza un encuentro latinoamericano en el cual se invita a los participantes a presentar proyectos que proponen soluciones de libre acceso a problemas identificados en el país o en la región latinoamericana. Tomando la forma de una “coopetencia” (mezcla de competencia y cooperación) donde todos los equipos salen premiados, este encuentro cuenta además con múltiples momentos para charlas y debates que permiten generar una reflexión en torno al tipo de ciencia y tecnología que América Latina necesita.

Esta reunión anual rota entre distintos países del continente. En su primera edición en el 2016, este evento se realizó en Argentina y contó con la participación de 200 personas de todo el continente y proyectos que abordaron desde mecanismos biológicos para la detección de dengue y mercurio  hasta herramientas para evitar cortes de luz. La segunda edición, desarrollada en México, registró 45 equipos procedentes de 8 países distintos. La tercera edición de este encuentro, TECNOx 3.0, se desarrollará en Valparaíso del 16 al 20 de Abril 2018 y esperamos contar con una mayor participación de la comunidad local. Ya se registraron 21 equipos procedentes de Argentina, México, Ecuador, Colombia, Perú y Chile.

El encuentro del próximo mes será el punto culminante de un año de trabajo en el cual el comité local de TECNOx organizó talleres comunitarios de ciencia y tecnologías en varias ciudades del país, tales como Santiago, Valparaíso, Talca, Concepción, Puerto Natales, Copiapó y Valdivia, buscando así acercarnos a familias, estudiantes de colegios y universidades y miembros de la comunidad. Desde la construcción de mini robots Open Source hasta la observación de muestras ambientales con microscopios de diseños abiertos, estos talleres apuntaban a acercar al público conceptos científicos a partir de herramientas de bajo costo y cuyos componentes a veces se encuentran en nuestras propias casas.

Siguiendo la misma línea de participación ciudadana, el evento de abril será abierto a toda la comunidad y con entrada liberada. Con el apoyo de la oficina regional de la UNESCO por tercer año consecutivo y el de la municipalidad de Valparaíso, TECNOx 3.0 se desarrollará del 16 al 20 de abril en las dependencias del Parque Cultural de la ex-cárcel, el cual patrocina el evento. Los días 16 y 17 de abril, se organizará una serie de mesas redondas sobre temáticas que apuntan a fortalecer el movimiento, como definiciones de objetivos para TECNOx, documentación y tipos de licencias para proyectos Open Source, herramientas para desarrollar colaboraciones a escala Latinoamericana, inclusión y equidad de género en ciencia y tecnología, entre otros. La dinámica implica una participación activa de los asistentes. Mientras que, los días 18 a 20 de abril se enfocarán en las presentaciones de los proyectos por parte de los equipos registrados, el incluirán también paneles con ponentes de todo el continente latinoamericano, y otras actividades satélites.

Con este evento queremos generar y fortalecer un espacio de convivencia que favorezca el aprendizaje, crecimiento y la cooperación para desarrollar mejores proyectos, cuyos beneficios puedan llegar a más personas y países de Latinoamérica. La invitación está en que se atrevan a participar de este encuentro, para que volvamos a construir entre todxs, desde las diferencias y las diversidades, una ciencia y tecnología al servicio de la ciudadanía. Para más información, pueden consultar la página web: www.tecnox.org o escribir al comité a tecnox2018@gmail.com.

¡Nos vemos el 16 de abril en Valparaíso!


Ing. Civil en Biotecnología, Universidad de Chile. Comité local TECNOx