La popular aplicación de citas Grindr, ocupada principalmente por población LGTBI y que cuenta con más de 3,6 millones de usuarios diarios activos alrededor del mundo, ha estado compartiendo información con respecto al diagnóstico de VIH positivo de sus usuarios, según dio a conocer una publicación de BuzzFeed News.

La información fue detectada por SINTEF, una ONG noruega que investigó el traspaso de datos sensibles a las empresas Apptimize y Localytics –que ayudan a optimizar aplicaciones— y que han recibido información que los usuarios eligen compartir en sus perfiles, como el estado de contagio y “la última fecha del examen”.

El problema es que dicha información es enviada en conjunto con los datos de GPS, ID telefónico y mail, por lo que se puede identificar con facilidad al usuario, según señaló a la misma publicación Antoine Pultier, investigador de SINTEF.

“La información de VIH está unida a otra información. Este es el gran problema. Creo que esto responde a la incompetencia de los desarrolladores que comparten todo, incluyendo el contagio con VIH”, agregó el investigador.

Grindr también comparte otros datos con varias compañías de publicidad, como los datos de geolocalización GPS de sus usuarios, “tribu” (con qué subcultura gay se identifican), sexualidad, estado de relación, etnia e identificador de teléfono, y en algunos casos estos datos se comparten de forma poco segura.

“Cuando tú combinas esta información con una aplicación como Grindr, que trabaja con personas que pueden estar en riesgo –especialmente dependiendo del país en que viven o de qué tan homofóbica sea la población–, esto es esencialmente una mala práctica que puede poner la seguridad de sus usuarios en peligro”, señaló Cooper Quintin, miembro investigador de tecnología y seguridad en Electronic Frontier Foundation.

En tanto, James Krellenstein, integrante de la organización Act Up –una de las más reconocidas por su lucha contra el SIDA–, afirmó: “Que se compartan datos sin avisar al usuario, y que esto sea una posible amenaza para su salud o seguridad, es una enorme brecha de seguridad que no esperaríamos de una compañía que se jacta de su gran apoyo a la comunidad gay”.

Grindr fue fundada en 2009 y ha ido incrementando su promoción como una marca para citas seguras y contenido cultural gay. En diciembre, la compañía lanzó una revista online dedicada a los asuntos culturales de la comunidad queer. La aplicación ofrece anuncios gratis para sitios de testeo de VIH, y esta semana, debutó una extensión opcional que recuerda a los usuarios hacérselos cada tres o seis meses. Sin embargo, los análisis realizados por SINTEF llaman a cuestionar qué tan en serio se toma la empresa la privacidad de sus usuarios.