Tras dos años de vuelo descontrolado en el espacio, el laboratorio espacial chino Tiangong-1 quedó casi desintegrado este lunes al entrar en la atmósfera sobre el Pacífico Sur.

Según anunció la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO), después de varios días de incertidumbre, el módulo Tiangong-1 entró en la atmósfera este lunes por la noche, un poco antes de lo previsto y se destruyó a sólo minutos de pasar por el cielo chileno, en la costa frente a nuestro país.

El laboratorio fue utilizado para llevar a cabo experiencias médicas y se consideraba como una etapa preliminar en la construcción de una estación espacial china.

El módulo espacial había entrado en órbita en septiembre de 2011 y estaba previsto que regresara a la atmósfera terrestre de forma controlada, pero dejó de funcionar en marzo de 2016, suscitando preocupación respecto a su “caída”.

En 60 años de vuelos espaciales, se han producido unas 6.000 entradas no controladas en la atmósfera de grandes objetos fabricados por el hombre, y un único resto alcanzó a una persona, sin herirla.

Según los expertos, el Tiangong-1 es el 50º mayor objeto fuera de control que cae en la Tierra desde 1957.