Gonzalo Rubio, el primer médico en practicar un aborto en el marco de la ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, salió en defensa del instructivo de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile que enseña cómo hacer un aborto.

Durante la semana pasada, la publicación de dicha información -que describía la realización de un aborto con misotrol- en la agenda 2018 que se entrega a los estudiantes de la Casa de Bello, provocó una serie de críticas del gremio médico. Desde el Colegio de Matronas a la bancada de la UDI cuestionaron la iniciativa y aseguraron que su difusión puede ser peligrosa.

Sin embargo, Rubio aseguró que el instructivo “clínicamente está bien descrito” y defendió la propuesta.

Actualmente las mujeres están abortando sin información (…) ¿Por qué la información sería mala para los pacientes? (…) El misopostrol, usado de forma adecuada, es extremadamente seguro”, argumentó el especialista.

Del mismo modo, el médico aseguró que este tipo de información “nunca va sustituir la opinión de un médico ni de una matrona”, pero aclaró que “entiendo que lo que hace es entregar información“.

En entrevista con ADN, Rubio recordó que el caso se asemeja a lo ocurrido en Uruguay, una década antes de la despenalización del aborto, cuando un grupo de médicos “por intención propia, decidieron darle esta información a las mujeres”.

Por último, el especialista recalcó que “lo que está haciendo la FECH es lo que hacían los médicos en Uruguay, 10 años antes de la despenalización”.