La autoridad penitenciaria de La Picota, al sureste de Bogotá, denunció este sábado que dos presos se fugaron de una cárcel de máxima seguridad tras supuestamente haber estado bebiendo alcohol con el guardia que los custodiaba.

Los prisioneros huyeron de un pabellón luego de que el guardia encargado de su vigilancia, quien quedó bajo investigación, los dejara salir del centro tras haber bebido aparentemente con ellos. Este lunes la policía difundió sus fotografías para ayudar a su recaptura.

Los dos hombres “le piden permiso para salir a la parte externa en busca de algún elemento y él se confía, los deja salir y pues efectivamente ellos no regresan“, dijo a la prensa el director de La Picota, el coronel retirado Germán Ricaurte. Y agregó: “Lo que vemos es que hay falta de responsabilidad del dragoneante: se hace engañar y, aparte de esto, falta a su ética. Dicen que tenía aliento a licor” y incluso subrayó que sus “movimientos no eran coordinados”.

Los hombres fueron identificados como John Gutiérrez, condenado a 40 años de cárcel por secuestro, y Olmedo Vargas, acusado de hurto.