Marta Vieira da Silva nació en un país loco y apasionado por el fútbol, pero que no logró comprender -como en otros espacios del mundo- el impulso dentro de ella cada vez que corría detrás de un balón.

Hoy convertida en una leyenda del fútbol viviente, la jugadora tuvo que enfrentar una serie de obstáculos para poder dedicar su vida a lo que más le apasiona. Incluso en Brasil, donde la locura por el deporte rey parece transversal.

“Era solo yo, una nena en medio de un montón de chicos”, ha recordado Marta en algunas entrevistas. La gente se aseguraba de decirle que ella no era normal y tan solo recordar esos días le provoca tristeza. La futbolista más destacada del mundo tampoco logró ir a la escuela hasta los nueve años, porque su madre no tenía dinero para pagarlo.

Obstinada y de carácter implacable, Marta aprendió a leer y escribir por su cuenta. De la misma manera, pese al rechazo del entorno y de su propia familia, la jugadora pasó sus años de infancia disputando partidos con quipos de varones, en su barrio en Dois Riachos, al noreste de Brasil, una de las zonas más pobres del país.

“Es lógico que la mayoría de mi familia no lo aprobara. No lo podían aceptar porque la gente todavía pensaba que no estaba permitido que las chicas jugaran al fútbol”, ha explicado en años posteriores.

Entre 1941 y 1979, el gobierno brasileño llegó a prohibir que las mujeres jugaran al fútbol y otros deportes por considerados “incompatibles con su naturaleza”. Pese a que se acabó con la prohibición, el sentido común quedó marcado por esta imposición y la obligó a huir de sus hermanos cada vez que era sorprendida en medio de un encuentro callejero.

Tenía 14 años cuando le ofrecieron ir a probarse al Vasco da Gama, que contaba con un plantel profesional femenino. Tras probarse, la jugadora fue aceptada sin más réplica en el equipo. Había comenzado una deslumbrante carrera: luego de dos años, pasó a jugar otros dos en el Santa Cruz -MG hasta que le llegó la oportunidad de partir al extranjero, cuando cumplió 18.

Nadie hizo más goles que ella por Brasil

El Umea IK de Suecia se transformó en su club por años. En el equipo fue destacando hasta volverse reconocida en Europa y comenzar a ganar los reconocimientos que hoy la apuntan como una figura indiscutida en el fútbol femenino. Simplemente, la mejor del mundo, luego de ganar cinco veces consecutiva el ‘FIFA World Player’ (2006, 2007, 2008, 2009 y 2010) y convertirse en máxima anotadora de la historia de los mundiales del fútbol femenino, con 15 goles.

En 2002, Marta debutó junto a su selección y consiguieron ser subcampeonas de las olimpiadas de Atenas, además de subcampeonas de la Copa del Mundo en China. En la MSL fue nombrada The Most Valuable Player en dos ocasiones y también ganó su primer Balón de Oro en 2006, cuando tenía 20 años. Luego se sumarían más reconocimientos.

La actual delantera del Orlando Pride de Eatados Unidos, a sus 32 años, es una de las figuras más importantes del fútbol mundial y se encuentra en Chile, lista para guiar a las temibles verdeamarelas en su nuevo desafío de cara a la Copa América.

La histórica 10 del conjunto brasileño arribó el domingo pasado a La Serena para comenzar con su preparación del debut frente a Ecuador, el próximo jueves 5 de abril en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo. Además del respeto que provoca Marta entre las jugadoras, las brasileñas tienen a su haber seis títulos como selección, catalogándose como las más ganadoras del continente.

Recientemente, la jugadora fue elegida para el mediocampo en el “Once Mundial Femenino”, tras una encuesta realizada a sus pares por FIFPro. En 2010, la ONU la nombró embajadora de buena voluntad e impulsó su trabajo por la erradicación de la pobreza y el incentivo del deporte en las niñas.

El abultado currículum de Marta la convierte en una de las jugadoras más interesantes de ver en el torneo que comienza a disputarse este miércoles en Chile. Los más de 100 goles que ha convertido por la selección brasileña así lo confirman: de hecho, ni Pelé, ni Ronaldinho, ni Neymar Jr, ni Ronaldo han marcado más que ella en nombre de su país.