A pesar de que en septiembre pasado el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp (MA) dictó un decreto en el que anulaba su permiso de construcción, la Inmobiliaria del Puerto SpA –propiedad del poderoso empresario chileno Nicolás Ibáñez– inició a fines de la semana pasada las faenas para levantar en la comuna el emblemático proyecto inmobiliario Parque Pümpin.

Según la empresa, con el inicio de las primeras excavaciones se cumplió con las exigencias del artículo 1.4.17 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), normativa que establece las actividades se deben empezar como máximo en un plazo de tres años luego de otorgado el permiso, fecha que se cumplió el sábado pasado.

“Parque Pümpin ha continuado avanzando en el desarrollo de la obra dado que el permiso de edificación otorgado por la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, el 30 de marzo de 2015 está plenamente vigente”, afirmó la inmobiliaria según consigna El Mercurio.

La iniciativa consiste en un complejo de 22 torres repartidas en 10,4 hectáreas en el barrio O’Higgins, en lo que antes eran el Jardín Suizo, el estadio de la Compañía Chilena de Tabacos y la plaza Jack Davis. Y luego de que la inmobiliaria diera a conocer sus intenciones en 2013, los vecinos organizaron el Movimiento por la Defensa de los Parques para manifestar su rechazo y oposición a la construcción.

Finalmente, en septiembre de 2017 Sharp decidió anular el permiso que otorgó la administración anterior de Jorge Castro (UDI), y al mismo tiempo, envió una carta a la entonces presidenta Michelle Bachelet, pidiéndole ayuda para comprar los terrenos a la inmobiliaria, y así “construir un parque en lugar de 22 torres”. El propósito tanto del municipio como de los vecinos es transformar el predio en un pulmón verde para Valparaíso, y según señalan, el mecanismo es que el Estado adquiera los terrenos y los done a la ciudad.

Dicha posibilidad, eso sí, ha sido descartada en distintas entrevistas por el gerente del proyecto, Marcelo Cabrera. Además, luego de la decisión de Sharp, la empresa reaccionó presentando tres acciones judiciales en contra del alcalde: un reclamo de ilegalidad ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso –alegan que Sharp sobrepasó sus facultades-, un recurso de protección para dejar sin efecto el decreto y una querella por prevaricación administrativa en carácter de reiterada que será investigada por el Ministerio Público.

En tanto, frente al reciente actuar de la empresa, el lunes desde la municipalidad dijeron que no les corresponde pronunciarse sobre si el permiso caducó, porque ya está anulado por decretos “sin que medie alguna causal de suspensión y orden de no innovar que altere su eficacia”. Por otra parte, desde la inmobiliaria señalaron que no han detenido las faenas porque la dirección de obras del municipio no lo ha ordenado.