Durante la tarde de este lunes, el presidente Sebastián Piñera, presentó al “grupo de trabajo por la infancia”, que incluye a varios miembros de la oposición de la Nueva Mayoría y del Frente amplio, y que forma parte de los cinco acuerdos nacionales que convocó al iniciar su mandato.

La participación en el encuentro provocó varias divisiones al interior del frenteamplismo durante el día domingo y que se extendieron a lo largo de la jornada de este lunes.

El diputado por Magallanes Gabriel Boric, quien participa del polémico grupo, defendió por ahora el proceso al asegurar que no se trata de una cocina sino de un espacio para aportar.

Esto último, en respuesta a los cuestionamientos provenientes desde su misma coalición, liderados por Pamela Jiles, quien trató de inmaduro a Boric por asistir, además de acusar que es una “cocina” y que intenta reemplazar la labor del poder Legislativo.

/ Agencia Uno

Boric a esto respondió que “en ningún caso puede ser una cocina. Si fuera así nosotros seríamos los primeros en retirarnos”. Y agregó: “Acá nosotros tenemos un deber de participar de todos los espacios posibles para encontrarle solución a esto. Acá hay muchos temas que van a pasar al ámbito legislativo y se tendrán que discutir ahí. La idea es fijar algunas prioridades respecto de eso”.

Por su parte, durante la tarde de este lunes, también el Partido Humanista compareció en un punto de prensa para aclarar su posición. Para el PH las comisiones pre-legislativas son una “maniobra” del gobierno que tienen como objetivos: “utilizar el sensible tema de la niñez vulnerada en Chile para instalar un aparato de marketing político que posicione a los presidenciables de la derecha: Moreno, Kast y Ossandón”, además de “intentar dividir al Frente Amplio y a las fuerzas de oposición” y “menguar las potestades del Congreso, como lo han hecho ya a través del Tribunal
constitucional”.

Los humanistas acusaron al ejecutivo de “publicitar con bombos y platillos un falso interés por los niños al mismo tiempo que mercantiliza a la infancia vulnerable, les pone precio a cada niño del Sename y premia con recursos a instituciones privadas en donde han abusado de los niños/as violando sus derechos humanos una y otra vez.

Desde su posición, defendieron que el si el gobierno quiere llegar a acuerdos legislativos, debe hacerlo al interior del Congreso y calificaron de “grave error político el hacerse parte de esta nueva ‘cocina de la elite’”.

Finalmente, aclararon que “el Frente Amplio no ha concurrido a la convocatoria de Sebastian Piñera” y puntualizaron que sólo “lo han hecho dos parlamentarios que tendrán que explicar sus motivaciones a la ciudadanía y al interior del conglomerado”.