La asunción de Carmen Hertz (PC) como presidenta de la comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios de la Cámara fue vista como un momento histórico para el movimiento de derechos humanos en Chile. La abogada ha dedicado su vida al tema, desde su búsqueda de justicia para Carlos Berguer, uno de los desaparecidos por la Caravana de la Muerte, la primera querella por delitos de lesa humanidad contra el propio Augusto Pinochet y la defensa histórica los derechos humanos en dictadura.

En sus primeras semanas en la Cámara, Hertz ha promovido que la comisión de DD.HH. discuta el proyecto de ley que entrega un aporte único de carácter reparatorio a las víctimas de prisión política y tortura reconocidas por el Estado de Chile.

Esa es la razón por la que la UDI pedirá la censura de Hertz en el cargo, pues consideran que “no da garantías de igualdad, democracia y transparencia en el ejercicio de su cargo”. 

“La Presidenta Hertz está obsesionada en sacar adelante un proyecto enviado en las últimas horas de gobierno de la Presidenta Bachelet para entregar otro bono de $ 3.000 a personas que han sido beneficiadas por la Ley Valech”, aseguraron los diputados Nio Baltou y Gustavo Sanhueza, en el documento de censura enviado a la Cámara.

Los representantes de la UDI creen que Hertz está “usando” la comisión como un “apéndice del Partido Comunista”. “Para colmo quieren adoptar el acuerdo de visitar a Celestino Córdoba, en representación de la Comisión, demostrando que lamentablemente el PC se apoderó de dicha instancia, y como es su costumbre la utilizará como una herramienta de poder y de propaganda política”, agregaron.