Una decisión a favor de los estudiantes fue la que dictó este recién pasado martes la Corte de Apelaciones de Santiago, que acogió el recurso de protección que presentó una alumna de la Universidad Santo Tomás en contra de la casa de estudios, debido a que se le impidió su proceso de titulación ya que mantiene deudas pendientes.

Según se especifica en la demanda presentada por la estudiante de Psicología Silvia Vera Flores, la universidad privada puso como condición para que pudiera inscribir su práctica profesional la cancelación del monto adeudado, que asciende a $8.986.001. Y si bien la alumna solicitó una repactación en reiteradas ocasiones, la opción se le negó y se le dio como única alternativa “el pago total de la deuda para acceder a terminar el proceso de titulación”.

De este modo, la sentencia afirma que el actuar del plantel atenta contra el derecho de igualdad ante la ley, puesto que se otorga a la recurrente un trato distinto de aquellas personas que han logrado repactar su crédito y que pueden acceder a inscribir sus ramos, como también le fue aceptado a ella en años anteriores.

Y en concreto, el texto ordena a la Universidad Santo Tomás que permita a Silvia Vera “inscribir el ramo de práctica profesional, que de aprobarlo, la habilitará para egresar de la carrera de psicología, dentro de tercero día”.

La decisión se adoptó un fallo dividido, con el voto en contra de la ministra Karen Atala, quien señaló que la universidad obró con absoluta buena fe.