Sufrió una inexplicable agresión por tomarle una foto a una guardia que, según su relato, no prestó ayuda a una persona no vidente en el Metro de Santiago. A través de Facebook, Romina Muñoz relató un confuso episodio ocurrido al interior del transporte capitalino.

A eso de las 10 horas, la mujer caminó hasta la estación Cal y Canto y se encontró con una persona ciega. A su lado estaba una asistente de Metro con su celular, a quien decidió pedirle ayuda para que la señora pudiera subir al vagón del metro.

“Me contestó de una manera grosera, y fue ahí donde cometí el error más grande y que aún me tiene mal, le tomé una foto, cuando llega el metro y voy a subir, la asistente de metro como ellos le llaman, me saca del pelo y me dice: no te vas a ir porque está prohibido sacar fotos”, relató.

Muñoz habría comenzado a pedirle que la soltara y a gritar, ya que la guardia en cuestión le impedía subir al vagón. Sin embargo, en cosa de segundos, llegaron más de cinco guardias al lugar “y me empezaron a agredir sin saber ciertamente lo que pasaba, no entendía nada, me trataron como una delincuente”, añadió la mujer.

Romina aseguró que dejaron hematomas en sus brazos producto del forcejeo y que, aunque la gente intentaba defenderla, un guardia la tenía rodeada contra la pared, tal como se percibe en los videos que acompañan su denuncia.

“Cuando llamé a Carabineros pidieron a metro las imágenes, y aquí viene lo insólito: ( no estaban) desaparecieron o según ellos la cámara no grabó el momento”, señaló Muñoz, añadiendo que gracias a los testigos que grabaron el hecho “podré defenderme y denunciar” y recalcó que “aún tengo miedo, rabia, pena e impotencia”.

Al ser interpelados por el hecho, la cuenta de Metro respondió en Twitter que están informados sobre las imágenes y “realizando una investigación interna”.

Lee su relato completo a continuación: