El gobierno de Donald Trump planea recopilar el historial de redes sociales de todos los extranjeros que soliciten visa para entrar al país. La propuesta, que fue publicada el viernes pasado en el Registro Federal por el Departamento de Estado, podría afectar a 14,7 millones de personas que solicitan el beneficio cada año.

El requerimiento de este tipo de información comenzó a implementarse en Estados Unidos en mayo de 2017, sin embargo, la declaración de redes sociales era voluntaria y los funcionarios consulares recibían instrucciones de recopilar estos datos sólo cuando se determinaba que dicha información era necesaria para confirmar la identidad de los inmigrantes o para llevar a cabo inspecciones de seguridad más rigurosas. Ahora, si se aprueba la propuesta en la Oficina de Administración y Presupuesto estadounidense (OMB), todos aquellos que quieran ingresar al país deberán cumplir con esta nueva norma, quedando al margen los diplomáticos y los viajeros exentos de visado.

La iniciativa, que se enmarca en la promesa del mandatario por terminar con el terrorismo. Los solicitantes de visado deberán completar un formulario con información sobre los nombres de usuario que han empleado durante los últimos cinco años en redes sociales, incluyendo plataformas como Facebook, Twitter y Linkedin. Además, el documento exigirá la declaración de los últimos números de teléfono utilizados en este periodo de tiempo y un registro de todas las direcciones postales electrónicas adquiridas.