Durante este sábado 7 de abril, a partir de las 16 horas, se realizará la II versión del campeonato femenino de kickboxing “Pelea como mujer”. Luego de una primera instancia exitosa que fue pensada para una convocatoria menor y terminó colapsando el espacio, las organizadoras decidieron apostar por un evento en grande.

La iniciativa surge de la necesidad de poder crear un espacio de competencia y encuentro para mujeres que practican artes marciales, principalmente kickboxing. Una de sus creadoras es Macarena Orellana, campeona panamericana de la disciplina, entrenadora, historiadora y docente, quien también se ha hecho conocida en el espacio por sus talleres de autodefensa feminista.

“Siempre en los campeonatos o no hay peleas de mujeres o hay una de cada 20 o dos entre 25, siempre la participación de la mujer es súper menor,  así que la idea era poder reunirlas a todas”, explica de cara a la competencia. “Surge de la necesidad de generar esos espacios que siempre son pocos, pero también de poder conocernos entre mujeres y escuelas, conversar, compartir”, agrega.

La instancia contará con 11 combates amateur y semi profesionales. Habrá competidoras de experiencia y también algunas debutantes: “Hay varias chicas que es primera vez que pelean o que tienen una sola pelea. Muchas deciden debutar acá y que sea este el espacio donde se atreven a pelear a mí me alegra montón. La primera pelea siempre es algo importante, una siempre recuerda la primera vez que se subió al ring”, añade Macarena.

A la vez, el evento ofrecerá peleas de competidoras avanzadas, que vienen de ciudades como Concepción y Valdivia, donde ya existen escuelas consolidadas, como la de la campeona nacional Daniela “Leona” Asenjo. Además, se realizará la entrega del título de la WKC -56 kilos K1
y será la primera vez que se da un cinturón WKC en Chile.

“Dos de las mejores exponentes de la categoría de -56 kilos, que es Jacqueline Ayala, campeona panamericana de kickboxing, cinturón negro y vicecampeona sudamericana y Jazmín “La Pantera” Navarrete, que es una gran exponente, campeona de MMA, kickboxing, una chica joven que tiene grandes logros a nivel competitivo. Esa va a ser la pelea de fondo y va a estar bastante buena”, adelanta la entrenadora.

Entrenar entre mujeres genera poder

Macarena Orellana reflexiona sobre el avance de las mujeres en este tipo de disciplinas y asegura que el crecimiento ha sido exponencial: “Pasamos de tener una pelea de mujeres por torneo a ya, por ejemplo, en nuestro equipo, que es Brutal Striker, tener 10 competidoras activas, que van a todos los torneos, y eso significa que se van aumentando la cantidad de peleas en torneos mixtos”.

A su juicio, es importante irrumpir en un espacio ampliamente dominado por los hombres, como son las artes marciales, en sus diversos roles de árbitros, entrenadores, jueces y competidores.

“Llegamos nosotras a competir, a hacer cursos de arbitrajes, a pelear, también hay mujeres que entrenan a otras mujeres, como Daniela, como yo o Jacqueline, que competimos pero también estamos entrenando y peleando ese espacio”, cuenta la kickboxer profesional, quien asegura que “entrenar entre mujeres genera poder, crecimiento, es algo que siempre nos habían cuestionado, se decía que las mujeres solo eran buenas cuando entrenaban con hombres porque eso nos hacía buenas”.

Sin embargo, desde que iniciaron el camino han sabido ganar torneos y lo más importante: “Hemos llegado a demostrar que nos tomamos con responsabilidad el entrenamiento y las capacidades de competir”, apunta Orellana.

El slogan “pelea como mujer” fue tomado personalmente por Macarena desde que empezó a competir: lo puso en su protector bucal y también se lo tatuó, porque pensaba “que una parte de mi proyecto feminista con mi proyecto deportivo, era poder reivindicar frases como esa: pelear como niña siempre fue símbolo de vulnerabilidad, de no poder lograrlo, así que tomé esa idea para subirme al ring, para hacer torneos y para demostrar que hay un montón de mujeres poderosas y que pelear como mujer no puede más significar ser débil, ser cobarde o no tener el aguante necesario”.

La invitación es abierta a todas las personas interesadas en artes marciales y el kickboxing, pero también a quienes quieren conocer cómo se libra un combate entre mujeres y cómo son los entrenamientos. Habrá premios para los asistentes y otras sorpresas, con una entrada a $4 mil pesos en preventa y $5 mil en puerta.

Más información en el evento en Facebook.