El juez Sergio Moro determinó este jueves que el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se debe entregar ante la Policía Federal hasta las 17 horas de mañana viernes y así dar inicio a la pena de 12 años y un mes a la que se le sentenció en el marco del escándalo de la petrolera estatal Petrobras.

El magistrado recibió un documento del Tribunal Regional Federal de la 4ºRegión que avala la prisión para el ex mandatario, y la policía preparó una celda especial para recibirlo. Además, ayer el Tribunal Supremo Federal se negó al pedido de “habeas corpus” que presentó la defensa de una de las principales figuras del PT, en el que solicitaban que Lula sólo fuera llevado a prisión cuando no le quedaran instancias judiciales donde presentar recursos.

“En relación a Lula, le concedo, en relación a la dignidad del cargo que ocupó, la oportunidad de presentarse voluntariamente ante la Policía Federal de Curitiba hasta las 17 hrs del día 6 de abril, cuando deberá cumplirse la orden de detención”, escribió el magistrado.

Moro resaltó que no caben más recursos suspensivos a la decisión del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región y que hipotéticos “embargos de declaración de embargos de declaración constituyen sólo una patología protectora” que debería “ser eliminada del mundo jurídico”.

Noticia en desarrollo