Durante este viernes se dio inicio a la lectura de sentencia en contra de Giusseppe Briganti, el hombre que fue condenado como autor de los homicidios de los estudiantes Diego Guzmán y Ezequiel Borvarán, ocurridos durante una marcha en Valparaíso en mayo de 2015.

En el Tribunal Oral en lo Penal de Valparaíso se anunció que Briganti será condenado a 14 años de presidio efectivo. Esto, luego de que en la audiencia realizada el pasado 26 de marzo, los jueces argumentaran que el imputado disparó “con la intención de matar”.

La justicia estableció dolo directo respecto a la muerte de Ezequiel Borvarán y dolo eventual respecto a Guzmán, quien recibió el proyectil luego de que saliera del cuerpo del primer estudiantes. Sin embargo, aseguraron que “era previsible que su comportamiento podría generar otro afectado”, por lo que Briganti es considerado autor de dos delitos de homicidio simple.

El tribunal desestimó las acusaciones de tráfico de drogas que se le imputaban, argumentando que pese a que se logró establecer el delito por la forma en que almacenaba la cocaína, esta se encontraba en un lugar de uso común del inmueble, por lo que podría pertenecer a otro. De hecho, fue el padre del acusado quien se atribuyó su propiedad.

Los jueces tampoco lo condenaron por tenencia y porte ilegal de armas de fuego, ya que habría efectuado los disparos desde umbral de la puerta de su casa, sin salir a la vía pública.