Una nueva y lúcida columna fue la que publicó este viernes la comediante y actriz argentina Malena Pichot, quien es reconocida por su discurso feminista y debido a que ha llevado a activistas a debatir sobre igualdad de género a sets de programas de farándula.

Esta vez, el texto contiene una ácida crítica hacia los hombres que se interesan por el feminismo y necesitan presumir sus descubrimientos. Pichot se basa en lo que observó del humorista trasandino Dady Brieva, quien aseguró pantalla que es “más feminista que su mujer”. Para ella, “la frase significa exactamente lo opuesto a lo que Dady quiere dejarnos en claro, pero eso es lo maravilloso del lenguaje, su capacidad de traicionarnos. ¿Es posible que un hombre sea más feminista que una mujer? Por supuesto, hermana, pero este no es el caso. ¿Qué es esa necesidad de enunciar “ser más que” en la televisión?“.

Otro ejemplo de la misma actitud es el novio de una amiga de ella, de 25, quien “lee Teoría King Kong de Virgine Despentes y no puede terminarlo de la angustia”. “El descubrimiento de que él mismo ha sido tan machista y desagradable lo ha dejado sumido en una inmensa tristeza. Sorprendentemente, esta tristeza deviene enojo con su novia, porque ésta no ha sabido contenerlo ni consolarlo en semejante epifanía, esa de que ha sido tan sorete, la misma epifanía que no lo deja ver que sigue siéndolo, perdido en este laberinto borgeano de la misoginia”, relata.

La argentina cuenta su propia experiencia de cuando estaba en la década de los veintitantos, cuando “vivía presa de la lógica completamente machista de suponer que el hombre debía ser ‘más’ que yo”, y señala que “cuando te percibís feminista no solo dejás de esperar que tu cita tenga prácticamente poderes, sino que ademas abandonás el jueguito idiota de hacerte la tonta para que no se sienta amenazado. Por eso ser feminista es tan peligroso para este orden de las cosas, te elimina la culpa de ser regia, soberbia y fantástica“.

Para Pichot, empoderarse es sumamente peligroso debido a que evita la adoración idiota a rockeros, líderes de cualquier tipo de militancia, profesores de teatro, capocómicos etc, y también “el desarrollo de cualquier secta”. “Porque hay que decirlo, los líderes de sectas, siempre chabones, eh, y el sistema de creencias por el cual una mujer se enamora y pierde toda su vida es el mismo al de alguien que ha caído en una secta buscando la salvación en el otro”.

De este modo, la actriz caracteriza con precisión: “Es el nuevo escudo de muchos varones héterosexuales enunciar a los cuatro vientos cada vez que pueden, que son feministas, esto, señores, no es necesario, y es, por lo pronto, sumamente sospechoso. Lo necesario es que accionen en la intimidad de sus vidas, no los hace feministas decirnos qué es el feminismo”.

“Disfruten del relajo de no saber más que ella, disfrutan de la libertad de no tener a alguien depositando su existencia en ustedes, llámense al silencio un poco, aprendan a preguntar cómo son las reglas, pero no se hagan los vivos, no puede llevarles años entender las instrucciones de un juego tan sencillo como considerar a tu pareja una persona con iguales derechos, y sobre todo, iguales capacidades, callen, después de todo ahora, justo ahora, no es su turno de tirar los dados”, concluye.