Un globito espectacular de Catalina Usme supera la resistencia de la arquera Cristina Recalde a los 11′ del complemento y deja las cosas 2-0 para Colombia ante Paraguay. Alegría en las tribunas -prácticamente todo el público es cafetero- y también en la banca del técnico Nelson Abadia.

Una de las que celebra y que se visualiza desde la tribuna Pacífico de La Portada de La Serena es Vanessa Córdoba, la joven portera que suple a la titular y experimentada Sandra Sepúlveda. El dato que llama la atención de esta jugadora de 22 años que milita en el club La Equidad es que es hija del mítico arquero de Boca Juniors y la selección masculina de Colombia, Óscar Córdoba.

Los hinchas colombianos en las gradas la conocen y la saludan. Ella se da vuelta y les responde contenta. Quienes la han visto jugar dicen que es igual de buena que su papá, a quien recuerdan por ser el arquero de la Colombia campeona de la Copa América Masculina 2001.

Vanessa junto a su padre, el mítico arquero Óscar Córdoba

“Me cuestionan mucho”

Vanessa no siempre quiso dedicarse al fútbol ni mucho menos ser portera. Lo suyo era el vóleibol playa e incluso llegó a representar al departamento de Cundinamarca en campeonatos nacionales. Sin embargo, tuvo tres luxaciones de rótula y los médicos le recomendaron cambiarse a un deporte con una superficie más estable.

Así llegó a dedicarse al mismo deporte que su padre. Aptitudes tiene: mide 1,75 metros y pesa 78 kilos, pero por ser quién es ha sufrido las dudas de sus capacidades del entorno. “Me cuestionan mucho e incluso han dicho que entré al equipo por mi papá, pero no es así”. Es más, le molesta mucho que la comparen.

Del mismo modo, Córdoba quiere cambiar el estereotipo de las mujeres futbolistas, quienes constantemente son tildadas de “marimachas”. Incluso cuenta que ha hecho el expermento de decirle a un hombre que acaba de conocer que es arquera y la reacción por lo general no es positiva. “Quisiera poder cambiar eso y en redes sociales subo fotos donde me veo más femenina, aunque no tengo que estar entaconada ni ponerme una falda para verme así”, finaliza.