La tarde del pasado domingo, una de las figuras que sorprendió al llegar hasta la Medialuna de Rancagua para asistir a la final del “Champion de Chile” –que corresponde a la 70º edición del Campeonato Nacional de Rodeo y a una de las actividades más importantes de esa área– fue el presidente Sebastián Piñera, ya que es la primera vez que una máxima autoridad asiste a esta actividad.

Su asistencia ya había sido anunciada, eso sí, en los días previos como parte de la agenda del mandatario por el Día Nacional del Deporte, que se celebró el viernes pasado. Y en la ocasión, el presidente llegó acompañado del ministro de Agricultura, Antonio Walker, y compartieron un almuerzo campestre para luego saludar a los asistentes al evento.

Fue en ese momento en que Piñera aprovechó para destacar al rodeo como un deporte: “El rodeo es parte de nuestra historia desde la colonia, cuando se realizaba en la Plaza de Armas y quiero agradecer muy sinceramente a todos los que llevan nuestras tradiciones, nuestro mundo rural en el alma, porque eso es parte de nuestra riqueza, es parte de nuestra identidad, y la queremos conservar, la queremos fortalecer“.

“Estoy convencido que el rodeo es un gran abono, para esa cultura, esas tradiciones, para nuestra artesanía, para la gastronomía y para tantas lindas tradiciones que ennoblecen el alma de nuestro país y que nacen y se mantiene en el mundo rural, en el mundo del campo, tan bien representado esta tarde aquí en Rancagua”, agregó Piñera.

En los días previos, justamente debido el anuncio de su presencia en dicho acto, la ministra del Deporte Pauline Kantor también generó polémica al salir en su defensa y afirmar que  “el rodeo siempre ha sido un deporte de nuestra tradición nacional y por lo tanto hay que apoyarlo, es parte de nuestra cultura”.