Ahed Tamimi se convirtió en una figura mundial. Con 17 años fue detenida por la policía israelí por abofetear a dos soldados que ocupaban la casa de su familia en Cisjordania y enfrenta una condena de ocho meses de prisión en un tribunal militar.

Es durante uno de los interrogatorios que la joven habría sido víctima de acoso sexual por parte de un interrogador israelí.

La abogada de la joven presentó esta semana una queja a la Fiscalía de Israel por la “conducta inapropiada” que habría sufrido la menor de edad el pasado miércoles. Los soldados, además de amenazar con arrestar a la familia de Tamimi, se refirieron varias veces sobre la apariencia física de la joven y su atractivo.

Ahed Tamimi fue interrogada por dos hombres, sin la presencia de una mujer en la habitación o de alguien especializado en menores de edad, situación que fue denunciada por su abogada. “Esto demuestra que el sistema de aplicación de la ley israelí infringe los derechos de los menores palestinos”, afirmó Gaby Lasky en la denuncia.

La situación de las mujeres palestinas en las cárceles de Israel ha sido denunciada por años. Entre los hechos denunciados se incluye violaciones, negación de derechos de mujeres embarazadas e incluso prácticas de tortura sexual. Hasta diciembre de 2017, habían 58 mujeres encarceladas por las autoridades israelíes.