Un nuevo parche adhesivo sirve para medir el nivel de glucosa a través de la piel, lo que podría hacer que millones de diabéticos no tengan que darse un pinchazo para las mediciones periódicas que deben aplicarse, según un estudio que publicó Nature Nanotechnology.

La forma en que funciona es la siguiente: el parche extrae la glucosa del fluido entre las células a través de los folículos pilosos, a los que accede individualmente gracias a unos sensores en miniatura que usan pequeña corriente eléctrica, y la recoge en pequeños reservorios para medirla.

De este modo, gracias al diseño del conjunto de sensores y reservorios, el parche no necesita ser calibrado con una muestra de sangre, lo que hace que sean innecesarios los molestos pinchazos en el dedo. Además, las lecturas del nivel de glucosa pueden hacerse cada 10 o 15 minutos a lo largo de varias horas, según señaló un estudio de la británica Universidad de Bath.

En tanto, desde el equipo creador del dispositivo señalaron que esperan que éste pueda convertirse en un instrumento de bajo costo y que envíe de manera regular mediciones relevantes del nivel de glucosa al teléfono o reloj inteligente del usuario y alerte si es necesario que tome alguna medida.

Para la realización de este estudio, el equipo probó el parche tanto en piel de cerdo –donde se demostró que podía leer de manera precisa los niveles de glucosa en todo el rango observado en pacientes humanos diabéticos–, como en personas voluntarias, en los que también pudo monitorear las variaciones de azúcar en sangre a lo largo del día.

El próximo paso es mejorar el diseño del parche para optimizar el número de sensores en el dispositivo, para demostrar su total eficacia durante un periodo de 24 horas y realizar ensayos clínicos fundamentales.