La información vino el domingo en La Tercera: Juan Barros, obispo de Osorno, habría presentado por tercera vez su renuncia ante el Papa Francisco I, después de la investigación realizada por monseñor Charles Scicluna respecto a las evidencias de que el sacerdote haya sido encubridor de los crímenes de Fernando Karadima.

Te puede interesar: Las evidencias que muestran cómo Juan Barros ha operado en defensa de Fernando Karadima

Sin embargo, ayer, en la reunión de la Conferencia Episcopal en Punta de Tralca, Barros descartó haber renunciado y emplazó a los periodistas en el lugar a “preguntar a su colega” que publicó dicha información.

En contraste, los Laicos de Osorno, grupo de católicos que se ha opuesto a Juan Barros desde su llegada a Osorno como obispo, emplazó nuevamente al clérigo a dar un paso al costado. “Esperamos que Juan Barros no sea el nuevo Pablo Guede de la Iglesia chilena”, afirmó el vocero Juan Carlos Claret, en referencia a la fallida renuncia del técnico de Colo Colo el viernes pasado.

“Esperamos que todo esto tenga un efecto real, no que la visita del Papa, la visita de Chicluna, el informe y toda esta intriga, sea finalmente para no cambiar nada”, agregó Claret.