A poco más de un año del inicio de la investigación por el fraude al interior de Carabineros, las indagatorias arrojaron un nuevo monto de desfalco: 28 mil millones de pesos.

En un comienzo, cuando se inició el proceso liderado por el fiscal de Magallanes, Eugenio Campos, se había detectado un fraude de mil millones de pesos, y la última cifra que el persecutor había dado a conocer era de 26.750 millones.

Además, se espera que para el cierre de la investigación –fijado para junio– el monto alcance los 30 mil millones. De acuerdo a una publicación de La Tercera, actualmente las indagatorias están enfocadas en determinar la cantidad de los montos defraudados por los imputados, lo que será expuesto en las audiencias de reformalización de 35 involucrados y que está fijada para los próximos 16 y 17 de abril.

Alejandro Peña, abogado de cinco de los imputados sindicados como “cuentacorrentistas” –funcionarios que facilitaron sus cuentas bancarias para que los cabecillas desviaran los dineros–, dijo que  “la fiscalía también debiera apuntar a recuperar los bienes producto de este fraude, los cuales deben estar en poder de quienes lo fraguaron, y que hasta la fecha no se han podido incautar. Esperamos que la investigación avance y el dinero se pueda recuperar”.

Tras su llegada a la institución en reemplazo de Bruno Villalobos, el general director de Carabineros, Hermes Soto, señaló el pasado miércoles ante la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados que “no pongo las manos al fuego, pero tengo la tranquilidad de que no aparezcan más (personas del alto mando) en esas investigaciones”.

Por otra parte, el líder de la institución ha liderado el proceso para la contratación de una auditoría externa para evitar el desvío de fondos institucionales a terceros. Se presentaron seis firmas al proceso y la seleccionada hizo una propuesta por $ 91 millones.