Pese a las grandes expectativas que había despertado el primer viaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a América Latina, este martes la Casa Blanca confirmó que el mandatario canceló su viaje a Perú, donde estaba previsto que participara esta semana en la Cumbre de las Américas.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anunció que “por petición del presidente, el vicepresidente viajará en su lugar” porque, según dijo, “el presidente se quedará en EE.UU. para supervisar la respuesta estadounidense a Siria y monitorear los desarrollos del mundo”. Así, Trump tampoco realizará su posterior visita a Colombia, el la que tenía que ser su primera gira latinoamericana.

El mandatario optó por permanecer al frente de la gestión de la crisis diplomática abierta por un supuesto ataque químico ocurrido el sábado en Douma, una localidad ubicada a unos 10 kilómetros de Damasco, por parte del régimen del presidente sirio, Bashar Al Assad. Sanders explicó que la representación de Estados Unidos durante la gira suspendida será asumida por el vicepresidente, Mike Pence, quien viajará a Lima este viernes, aunque no se espera que vaya a Colombia.

Este será el segundo viaje a América Latina de Pence, luego de que en agosto del año pasado visitara Chile, Colombia, Argentina y Panamá.

La Cumbre de las Américas es uno de los eventos diplomáticos más importantes del continente en términos de representación pues es una ocasión para que los mandatarios de todos los países de la región se encuentren cara a cara. Este mecanismo fue impulsado por Estados Unidos, durante la presidencia de Bill Clinton, y tuvo su primera reunión en Miami en 1994.

La posibilidad de este encuentro resultó frustrada por la crisis diplomática ocurrida a propósito del supuesto ataque en Siria, ante el cual el mandatario advirtió, este lunes, que está pensando cómo reacciona.