El Hospital Clínico y el Hospital Augusto Essmann Burgos son los centros asistenciales de salud de la región de Magallanes donde se podrá acceder a las prestaciones de la ley de aborto en tres causales.

En el caso de los hospitales públicos, la ley permite que los médicos que trabajan en estos establecimientos puedan declararse como objetores de conciencia a título personal, y a seis meses de su entrada en vigencia, son diez los ginecólogos que se han amparado en dicha facultad, de un total de 16 que hay disponibles en ambos recintos. 

De acuerdo a la ley, los profesionales de la salud además deben especificar la causal por la que se declaran objetores y según explicó la directora (s) del Servicio de Salud Magallanes, María Isabel Iduya, los médicos –que corresponden un 62,5% del total– lo hacen sólo por la tercera causal, es decir, la de embarazos por violación.

Para su implementación, en el caso de la causal de violación la ley establece un tope para interrumpir el embarazo, que corresponde a 14 semanas para las menores de 14 años y de 12 semanas para quienes superen esa edad. En las otras dos causales no hay límites.