El creador de la red social más importante y más cuestionada del mundo, Mark Zuckerberg, llegó ayer hasta el Congreso de Estados Unidos para enfrentarse a cientos de preguntas de los senadores, luego de que se conociera que esa empresa violó la confidencialidad de los datos de millones de usuarios.

La sesión se extendió por varias horas, peor hubo un momento en particular que llamó la atención: cuando el fundador de Facebook se quedó sin palabras ante unas, en apariencia, simples preguntas del senador demócrata por Illinois, Dick Durbin. “Señor Zuckerberg, ¿estaría cómodo compartiendo con nosotros el nombre del hotel en el que estuvo anoche?”, dijo.

Visiblemente nervioso y sorprendido, Zuckerberg respondió dubitativo que “no”, y luego el senador le pidió que compartiera con los presentes los nombres de las personas con quienes se había comunicado esta semana, pero tampoco quiso y se quedó en silencio.

Ante su reacción, Durbin sentenció: “Creo que de esto se trata todo… su derecho a la privacidad, los límites de su derecho a la privacidad y cuánto revela en los Estados Unidos moderno en nombre de, y cito: ‘Conectar a personas en todo el mundo’“.

Tal como expuso el senador, en nombre de conectar a todas las personas, la red social adquirió un poder tan grande que sus datos fueron utilizados por la consultora británica Cambridge Analytica durante la campaña presidencial de 2016 e influyó en una serie de votantes a favor Donald Trump, según la información que está saliendo a la luz.

En la ocasión, el multimillonario de 33 años además pidió disculpas por lo sucedido y asumió la responsabilidad. “No adoptamos una visión suficientemente amplia de nuestra responsabilidad y fue un error enorme. Fue mi error, y lo siento. Yo comencé Facebook, yo la administro, y soy responsable por lo ocurrido”, dijo.

Acá el momento en que Zuckerberg se queda sin saber qué responder: