Este miércoles, Argelia amaneció con la noticia de un trágico accidente de un avión militar que se estrelló cerca de Argel, la capital, y que causó al menos 257 muertos, en su mayoría militares y sus familiares.

Según indicó el Ministerio de Defensa argelino en un comunicado, el aparato, un Ilyushin 76, se precipitó poco después de despegar de la base aérea de Bufarik, a unos 25 kilómetros al suroeste de la capital, un poco antes de las 8 de la mañana (hora local), cuando se dirigía a la localidad de Béchar, al suroeste del país.

Las víctimas son los diez miembros de la tripulación y 247 pasajeros, “la mayoría personal del Ejército Nacional Popular y sus familiares”, indicó el Ministerio, que no habla de supervivientes.

El avió cayó en una zona deshabitada, a unos cien metros del muro de la base aérea y, tras el choque, prendió en llamas hasta quedar completamente calcinado.

El viceministro de Defensa y jefe de estado mayor del Ejército Nacional Popular de Argelina, el general Ahmed Gaid Salah, se trasladó al lugar después de ordenar la formación inmediata “de una comisión investigadora para determinar las circunstancias del accidente”, indicó el ministerio.

Equipos de emergencia y rescate se dirigieron hasta el lugar de los hechos. Los hospitales de la zona decidieron suspender la huelga que llevaban a cabo para poder atender a las víctimas.