La popular telenovela de Mega comenzó el 6 de marzo de 2017, y a más de un año de su estreno, este miércoles llegó a su fin. Al menos de su primera temporada.

Durante su emisión, la producción nacional planteó fuertes temas ligados a la agenda nacional: feminismo, relaciones homosexuales, discriminación, abuso de poder y problemas dentro de la Iglesia.

En el último capítulo, Armando Quiroga denunció ante todos el romance del padre Reynaldo con su hija María Elsa, asegurando que se trató de un abuso por parte del sacerdote, quien defendió su relación en base al “amor”. Esto, desató una pelea armada, que terminó con María Elsa y Reynaldo heridos de gravedad luego que ambos recibieran disparos.

La falta de “realidad” con la que se había venido desarrollando la teleserie y el poco interés por la resolución de temas de poder y de género, por sobre la preferencia de situaciones fantásticas tras el enfrentamiento armado, desataron la reacción de los usuarios de Twitter, quienes no sólo criticaron el fin del ciclo de la primera temporada, sino además reprocharon al canal privado por la gran cantidad de comerciales, interrumpiendo constantemente la emisión del episodio.

Así reaccionaron en Twitter: