Plataformas de información gratuitas, bolsas de empleo e intercambio cultural. Todas son el trasfondo de ideas innovadoras que apuntan a facilitar las problemáticas de los migrantes en Chile, y que hoy forman parte del “Desafío Ponle Color” de Socialab, la plataforma de solución de problemas sociales más grande del mundo.

Una de ellas es “Por una migración informada”, un proyecto de Fundación Interpreta, que busca dar a conocer los aspectos más relevantes de Chile en los países extranjeros, de manera tal que quien lo escoja como país para migrar, puede acceder a un servicio de multiplataformas gratuitas  -que van desde aplicación móvil, web, redes sociales e idiomas- y que son útiles desde el momento en que se toma la decisión, hasta su llegada al país y su inserción en él.

Por otro lado, bajo la convicción de que el trabajo es el mejor método de inclusión en una sociedad, surgen dos proyectos que apuntan a la empleabilidad.

Uno de ellos es Trabaja Global, que busca facilitar la inserción laboral de inmigrantes en Chile, con un servicio que, por un lado, simplifica a las empresas el proceso de selección y contratación de extranjeros; y por otro, ayuda a los migrantes a validar sus antecedentes -académicos y laborales- y los acompañan en la tramitación de permisos para que puedan desarrollarse normalmente en su nuevo trabajo.

Otro proyecto que aborda el tema la empleabilidad es Redinmigrante, pero este apunta como clientes a pequeñas y grandes empresas, públicas o privadas, que deseen contratar mano de obra extranjera en regiones y necesiten orientación al respecto. Sus servicios son 1) conectarlos con inmigrantes que deseen trabajar y tengan las capacidades que ellos requieran, 2) Facilitarles un mediador intercultural, quienes pueden ayudarlos en el proceso de inducción, traducción de documentos, entre otros trámites, en el caso de que la barrera idiomática sea un obstáculo. Este mediador intercultural será un inmigrante, que ya lleve tiempo instaurado en Chile, y maneje nuestro idioma, cultura y normas.

Además en el “Desafío Ponle Color” hay otros dos proyectos específicos que abordan el intercambio cultural. Este es el caso de Khuyay, una plataforma web colaborativa para extranjeros que ingresan a Chile, que tiene como propósito generar un vínculo de ayuda y enseñanza entre voluntarios (padrinos) chilenos y extranjeros. El puente entre extranjero/voluntario, se genera mediante la combinación de intereses, habilidades y geo-localización entre los integrantes de Khuyay Chile.

Otra idea innovadora que también se enfoca en el intercambio cultural es Kullaka -del Aymará, hermana o compañera- un proyecto pensado para mujeres latinoamericanas y afrodescendientes que residen en la Región Metropolitana. Su objetivo es ayudar a mujeres que viven situaciones de discriminación por su origen, género, rasgos, situación económica y color de piel, enfrentándose a barreras en distintos campos de la esfera social, entre ellos, los tipos de trabajo a los cuales pueden acceder.

Este emprendimiento cuenta con dos áreas de desarrollo. Una es el E-commerce, para promoción y difusión de productos y/o servicios realizados por ellas. Valorando su herencia cultural y propios conocimientos, y que a partir de éstos puedan contar con un ingreso económico extra. Y otra que consiste en Redes de Apoyo: encuentros entre mujeres para compartir saberes y brindar herramientas de apoyo orientadas a responder las principales necesidades de las colaboradoras así como sus intereses.