Luego de que las alarmas se encendieran ante las cifras que revelan que, desde 2010 hasta la fecha, las personas que contrajeron VIH en Chile se incrementaron en un 96%, el gobierno anunció la mañana de ayer los lineamientos que tendrá el Plan Nacional contra el VIH/SIDA para enfrentar la situación.

En síntesis, son tres los principales ejes que dio a conocer el ministro de Salud Emilio Santelices: mayor acceso a los test y autotest y creación de nuevos centros especializados, campañas de educación y prevención que potencien el uso del condón, y la entrega de “Profilaxis preexposición” (PrEP).

Este último punto pasó un poco más inadvertido, y en palabras simples se trata de la ingesta de medicamentos antirretrovirales antes de la actividad sexual para disminuir el riesgo de contagio.

En conversación con LUNCarla Bastías, inmunóloga y coordinadora de campañas contra el VIH del Hospital Clínico U. de Chile, explicó que se trata de un esquema específico de un fármaco que se usa para el tratamiento del VIH, pero que en el caso preventivo se administra a personas no portadoras antes de un contacto sexual de riesgo.

El nombre comercial del fármaco es Truvada, y según detalló Bastías “es la comunicación de dos compuestos, el tenofovir y la emtricitabina. Lo que hace el medicamento es evitar la realización del virus, inhibe su maquinaria de reproducción y por ende no se inserta en la célula provocando la infección. Es inhibidor de la enzima Transcripta Inversa, que es la que permite la inserción del virus en la célula”.

La médico además señaló que este tipo de tratamiento “está pensado para poblaciones de riesgo tales como actividad sexual con parejas múltiples, sin preservativo, relaciones entre hombres, trabajadoras sexuales. En parejas cero discordantes, donde hay una persona positiva con una negativa para VIH, se hace un tratamiento de forma continua”.

Bastías agregó que los antirretrovirales son fármacos de alto costo, y por eso están pensados para poblaciones de riesgo, por lo que recalcó la necesidad de otros mecanismos de prevención, especialmente el condón, que califica como “el medio más efectivo”.

De acuerdo a distintos estudios, la efectividad del fármaco oscila entre un 73 y un 90% , pero aún así la especialista manifestó que el que se haya incluido en el plan “es una medida bien potente porque ha demostrado en otros países disminuir en forma importante la aparición de casos. Pero no es la única”.