A un mes de su estreno en el Congreso, la periodista y diputada Pamela Jiles (PH) encuentra que el Congreso se parece mucho a la farándula y cree que con la llegada del Frente Amplio “entraron al parlamento los millones de marginados de las decisiones, los ‘sinmonea’, la chusma y los olvidados, para hacerse escuchar en ese lugar de la élite”.

En conversación con The Clinic, la parlamentaria evalúa el Congreso al que llegó como “mucho más democrático y representativo”, y de los políticos de derecha con los que se ha sorprendido están el ministro Hernán Larraín (UDI), con quien “hemos trabajado muy bien en la Comisión de Familia” y también los parlamentarios de Evópoli Pancho Undurraga, Sebastián Keitel, Luciano Cruz-Coke y Andrés Molina me parecen caballerosos, simpáticos y desprejuiciados”.

También califica como “pintoresco” el mundo de la derecha que representa José Antonio Kast, mientras que observa que la política chilena es farandulera, que “casi todos viven para las cámaras” y que su paso por el mundo televisivo “fue un entrenamiento indispensable: me encuentro muchas Lulis, Yerkopuchentos, Pamelas Díaz y Kenitas en el parlamento“.

La periodista también se refirió a la división que se generó al interior del Frente Amplio luego de que los diputados Gabril Boric (MA), Natalia Castillo (RD) y Giorgio Jackson (RD) aceptaran la invitación a la Comisión de Infancia que convocó el gobierno. “Las comisiones presidenciales no están ni en la Constitución ni en ninguna ley, son una manifestación aberrante del presidencialismo. Es cierto, las comisiones vienen siendo usadas desde Lagos, sin embargo las que son prelegislativas, con parlamentarios, son una rareza incluso dentro de esa práctica”, dijo.

Además contó que los parlamentarios informaron de su asistencia “por whatsapp” y que se trató de “una decisión tomada y se negaron a discutirla colectivamente”. “Pesó más el compromiso con Blumel que con el Frente Amplio, los niños y la ciudadanía. Desde el Frente Amplio siempre hemos criticado la transición de ‘los grandes acuerdos’ hechos entre cuatro paredes sin marcos legales de ningún tipo… y de pronto dos parlamentarios se saltan al colectivo. Mientras los digitados con el dedito de Piñera se van de canapés en La Moneda, los legisladores avanzamos en la Ley de Adopción en la Comisión de Familia”.

También criticó el anuncio de Piñera de aumentar las subvenciones a los organismos colaboradores del Sename, porque “para Piñera lo primero es llenar los bolsillos de muchos privados que durante décadas han vulnerado a los niños. No importa cuantas veces violen o golpeen a un niño en un hogar privado, no existe fiscalización y ese niño no tiene a quién recurrir”.

Por otra parte, salió en defensa de su par Florecita Alarcón (PH), quien ha sido objeto de críticas luego de manifestar que está a favor de una salida al mar para Bolivia, y dijo que él “ha sido el único capaz de sustentar públicamente lo que señala el programa del Frente Amplio: ‘avanzaremos decididamente en una solución a la mediterraneidad de Bolivia mediante la integración regional'”.

Finalmente, Jiles fue consultada sobre sus polémicos dichos, cuando el Frente Amplio recién se instalaba en el Congreso, y dijo que a ratos estaban dando una imagen “bastante patriarcal y machista que no corresponde a nuestra realidad”. Esta vez agregó: “A los compañeros no les sale natural la paridad y se perturban con mujeres claras, insumisas. Hay excepciones, pero ni las necesarias, ni las suficientes”.