El Sindicato de Comisarios de la Policía Federal del Estado brasileño de Paraná pidió que el ex presidente Lula da Silva sea trasladado a una cárcel fuera de la ciudad de Curitiba. A través de un oficio enviado a la Superintendencia de la Policía Federal, comisaría donde Lula está preso, el sindicato recuerda que en esa institución se atiende al público y se necesita “seguridad y agilidad”, algo que no se está dando debido a las circunstancias extraordinarias actuales, y sugiere que Lula sea trasladado a un recinto especial de las Fuerzas Armadas.

El sindicato resaltó que la presencia de los manifestantes y la necesidad de aislar el área en torno al edificio están causando molestias a los vecinos y a quienes acuden en busca de atención de la policía. “Además, los policías federales involucrados en esta operación de seguridad no pueden desarrollar sus actividades policiales normalmente”, lamentaron.

Simpatizantes de Lula y del Partido de los Trabajadores (PT) permanecen acampados en las inmediaciones de esa comisaría en Curitiba desde el pasado 7 de abril, cuando Lula llegó a la ciudad; la sede está acordonada por un perímetro de seguridad en el que participan varios agentes de la propia Policía Federal.

Pese a la presión de los policías y a los rumores de los últimos días, el PT ya advirtió que no desmontará el campamento de Curitiba hasta que Lula, que suma los mayores apoyos para su candidatura en las elecciones, sea puesto en libertad. El partido también trasladó de forma simbólica la sede de su dirección nacional desde Sao Paulo a esta ciudad sureña.