El presidente Sebastián Piñera ya cuenta con la quina de abogados propuesta por la Corte Suprema para reemplazar al ministro Patricio Valdés. Se trata de Emilio Pfeffer, Leonor Etcheberry, Ángela Vivanco, Gastón Salinas y Jorge Baraona.

Este último perfil es uno de los que se posiciona como favoritos para que el presidente lo escoja y lo envíe a ratificación del Senado. Pero, ¿quién es Jorge Baraona?

Según un artículo de El Dínamo, el abogado de la Universidad de Chile y doctorado de la Universidad de Navarra cuenta con las credenciales de haber litigado en contra de la empresa Cencosud por las cláusulas ilegales de la tarjeta Jumbo Más. A pesar de tratarse de un caso que terminó perjudicando al entonces candidato presidencial de la UDI, Laurence Golborne, el historial de Baraona lo vincula fuertemente a la derecha.

Alcalde de Renca designado por la dictadura desde 1989 a 1992, sobrino del Chicago Boy Pablo Baraona -fallecido el año pasado- y decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes, Baraona también ha tenido una fuerte agenda en contra de temas como el divorcio y el matrimonio igualitario.

Durante la presentación del libro “Parejas homosexuales: ¿unión civil o matrimonial?” (2013), Baraona señaló que la base del matrimonio es “la potencialidad generadora que sólo se logra en la unión de los gametos femenino y masculino. Sólo en la capacidad de generación, en cuanto está destinada a traer a la vida a nuevos seres humanos, y en la necesidad de protegerlos, criarlos y educarlos, es en donde encuentro una justificación profunda para institucionalizar la vida de pareja, en torno al matrimonio (…) La familia que potencialmente está disponible en la relación de tipo heterosexual, es la que justifica el matrimonio”.

“Se me dirá que soy cruel, porque también una pareja homosexual puede generar, al menos con el gameto de uno de ellos, recurriendo a técnicas de reproducción o fertilización diversas, como de hecho ocurre, o incluso, optando también por la adopción. Pero que lo que en la esterilidad es una falla de la naturaleza, aquí aparece una imposibilidad natural”, agregó.

Finalmente el abogado concluyó: “No puede ser admisible el matrimonio homosexual, porque no tiene base de sustentación natural, al no ser necesario para proteger el amor homosexual, ni imprescindible para generar, educar y proteger los nuevos seres humanos, función que debe ser cumplida por parejas heterosexuales. Por último, no es por la vía de desnaturalizar una institución, como se logran las reivindicaciones sociales”.