El protocolo de objeción de conciencia sigue generando polémica y malestar. Durante la mañana de este viernes, en el frontis del Hospital San Juan de Dios de San Fernando, mujeres y organizaciones sociales se movilizaron para exigir a la dirección del Hospital que se respeten las tres causales de aborto por ley.

Este semana se hicieron públicas las cifras de los profesionales de la salud que se declararon objetores de conciencia. Los casos más problemáticos se encuentran en las regiones de Aysén y O’Higgins, donde los especialistas de los hospitales de Puerto Aysén y San Fernando se negaron a realizar interrupciones de embarazos, principalmente por la causal de violación.

De hecho, en San Fernando, los 14 médicos gineco-obstétras que trabajan en el hospital se declararon objetores ante la causal de violación, mientras que en el Hospital de Santa Cruz sólo uno no objetó por esta causal. “Eso es no respetar nuestro derecho a acceso a la salud y la posibilidad de facilitar esta opción en nuestro recinto más cercano”, denunció la dirigenta de la organización Amiga, te acompaño (ATA), Fany Cornejo a El Desconcierto.

Las manifestantes entregaron una carta a la Oficina de Partes ya que, según les informaron, la dirección no se encontraba  en el recinto y expusieron la situación a los pacientes que estaban en aquel momento atendiéndose en el policlínico del centro de salud. “No aceptaremos como medida de mitigación la derivación de pacientes a otro establecimiento de salud, pues consideramos que el hospital de nuestra comuna debe responder a la necesidad de sus ciudadanas y no a la voluntad individual de profesionales confesionales”, reza la misiva, suscrita por 13 organizaciones sociales de la zona, el Consejo de Desarrollo Local de Salud, trabajadores de Atención Primaria del área de Salud y varios partidos políticos locales y regionales (Frente Amplio, Partido Comunista y Partido Socialista).

“La derivación a otro centro comprende prolongar un proceso que, de por sí, para nosotras como mujeres, es sumamente delicado ya sea por inviabilidad fetal, riesgo de la madre o producto de una violación”, sostuvo Cornejo. Según ella, “la discriminación contra los derechos reproductivos de las mujeres se reduce finalmente a su posición económica, ya que los mismos médicos que hoy acuden a su creencia religiosa para objetar, son quienes realizan diversos abortos en el servicio privado bajo el diagnóstico de apendicitis”, criticó. “Esto es, sin duda, una injusticia, más aún en recintos con financiamiento estatal, es decir, de todos los chilenos y chilenas”, sentenció.

La vocera explicó que, Carabineros llegaron al hospital “doblando la cantidad de manifestantes”. Además, dijo que si no obtienen respuesta a la carta, darán los pasos que siguen ya sea en la Seremi, la Superintendencia  o el Ministerio.

Mira las fotos de la protesta en el Hospital de San Fernando acá:

Protesta objeción conciencia San Fernando