El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decidió ayer regresar a su país desde Lima, Perú, lugar en el que se disponía a participar de la Cumbre de las Américas.

La determinación se gatilló luego de que el medio Noticias RCN informó haber recibido fotografías que confirman la muerte de los tres periodistas ecuatorianos que fueron secuestrados hace dos semanas por disidencias de la FARC en la frontera.

“He decidido retornar inmediatamente al Ecuador por la situación crítica que vivimos en estos momentos. Regreso junto a familiares de Javier, Paúl y Efraín”, escribió en el mandatario en su cuenta de Twitter.

Ecuador dio un plazo de 12 horas a los guerrilleros para que entreguen pruebas que digan que los periodistas del diario “El Comercio” de Quito aún están con vida, y de no ser así, “iremos con toda la contundencia y sin contemplaciones” a “sancionar” a los captores.

El pasado 26 de marzo, el equipo integrado por el periodista Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor, Efraín Segarra, de 60, llegaron desde Quito hasta la provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia, para recoger testimonios sobre la situación en la zona luego varios ataques atribuidos a grupos armados, cuando fueron secuestrados por el el conjunto liderado por alias “Guacho”.

El frente “Oliver Sinisterra” de esa disidencia emitió en su momento pruebas de supervivencia de los secuestrados, y exigía que, a cambio de su liberación, las autoridades ecuatorianas dejaran ir a varios miembros de ese grupo que habían sido capturados en ese país.

Luego, en un comunicado que llevaba la firma del grupo, acusado por las autoridades colombianas de estar dedicado al narcotráfico y la extorsión, se señaló que los tres ecuatorianos habían muerto en medio de un desembarco de tropas que intentaban rescatarlos.