Múltiples reacciones generó el ataque militar de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria en medio de una denuncia en contra del gobierno de Al Asad por el supuesto uso de armas químicas contra la población.

Desde el Frente Amplio no se restaron y manifestaron su total rechazo frente a esta acción a la que califican de “ilegal”.

La mesa nacional del conglomerado emitió un comunicado donde señalaron que el bombardeo “contraviene el derecho internacional por no haber sido autorizada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ni puede justificarse como autodefensa frente a una amenaza a la soberanía o la integridad de las naciones que perpetraron dicho ataque”.

“Llamamos la atención al grave deterioro que implica el desarrollo de acciones bélicas unilaterales para el orden internacional, dado que implican un irrespeto y desconocimiento a las instituciones que el mundo se ha dado para preservar la paz después de la segunda guerra mundial. Es precisamente por este tipo de acciones matonescas que las grandes potencias pueden colocar al planeta al borde de una nueva conflagración mundial“, agregaron.

Junto con esto, señalaron que les parece sospechoso que el ataque se haya realizado antes de la llegada a Siria de inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), quienes investigarán el presunto incidente del 7 de abril que sirvió de justificación para estos ataques, incidente del cual aún no se tienen aún pruebas concluyentes según informó el Secretario de Defensa de Estados Unidos.

La comunidad internacional no puede tomar medidas sin conocer a cabalidad la naturaleza de los hechos; mucho menos lo pueden hacer algunos Estados de manera unilateral”, afirmaron en el texto.

También exigieron “la retirada de tropas norteamericanas, francesas, británicas y turcas del territorio de la República Árabe Siria, presencia ilegal dado que no ha sido autorizada por el gobierno de dicho país ni por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, así como el término de la ocupación de los Altos del Golán por parte de Israel, que se mantiene desde 1967”.

“Por último, creemos que la única salida a la crisis siria es la salida política y las negociaciones de paz entre el gobierno sirio y la oposición que se desarrollan en Ginebra y Astana. Llamamos por tanto al Gobierno y al Congreso Nacional a rechazar formalmente esta agresión unilateral en contra del pueblo sirio, que amenaza la legitimidad de las Naciones Unidas para hacer frente a los conflictos”, concluyeron.