Un agricultor precordillera del Valle de Copiapó aprendió a leer y escribir a los 87 años.

El hombre, llamado Florencio Quispe, cuenta que desde pequeño soñó con este momento y que no había podido aprender hasta ahora debido a que su padre nunca lo llevó a la escuela.

El paso del tiempo no fue un impedimento para cumplir uno de sus anhelos más grandes y es por eso que decidió comenzar a estudiar.

“Es un sueño, es verdad, ahora voy a seguir estudiando”, confesó y agrega que “ahora le mando una carta a mi esposa o a mi hija“.

Quispe es descendiente de la etnia kolla, es por esto que con otros 14 comuneros se vio beneficiado con clases gratuitas debido a una alianza entre Minera Kinross y Reeducate.