El cierre de la primera temporada fue dramático. Armando Quiroga denunció ante todos el romance del cura Reynaldo con su hija María Elsa, asegurando que el sacerdote abusó de ella. Reynaldo defendió el amor entre ambos, lo que desató una pelea armada que terminó con un disparo qué dejó gravemente herida a la protagonista.

Aunque al parecer la bala fue letal, el anuncio de la segunda temporada de “Perdona Nuestros Pecados” tiene al personaje interpretado por Mariana Di Girolamo nuevamente como una de las estrellas de la segunda temporada, por lo que seguiría con vida.

En la antesala del lanzamiento de la continuación de la popular teleserie de Mega, Di Girolamo concedió una entrevista donde repasó el actual momento que vive su carrera -está en 5 proyectos, entre teatro, cine y TV- y cómo la sobreexposición la ha impactado en su cotidianeidad. “A veces dan ganas de no ser cordial y de mandar todo a la chucha, porque a ratos es duro. Uno no logra entender por qué no respetan tus espacios personales”, comenta a La Tercera.

“Eso de que te saluden en la calle ya lo había vivido con Pituca sin lucas, pero esta vez fue distinto. Estoy tratando de tomármelo de la mejor manera posible, porque entiendo que esto viene desde el cariño y el aprecio de la gente, pero cuando se pone más cargante la cosa y empiezan a transgredir tu vida personal, es distinto. Eso me descolocó un poco, pero siento que debo aprender a jugar. Lo importante es cuidar mi entorno más íntimo, y entendí que también es bueno no dar de qué hablar”, agrega.

[Lee también en El Desconcierto: Mariana di Girolamo: “Es catastrófico que haya salido Piñera”]

“María la sapo suelto”

Mariana también habla sobre las constantes críticas que recibe en redes sociales por su personaje, tanto por ser una adolescente que tiene sexo con más de una persona como por el amor prohibido que tiene con el personaje interpretado por Mario Horton. Por esto, en redes sociales la han llegado a tratar de “María la sapo suelto”.

“Las críticas a María Elsa son un síntoma de nuestra sociedad machista, es parte de nuestro Chile actual, porque si esto hubiera sido al revés jamás la habrían criticado como lo hicieron, tratándola de suelta. Pero la otra vez en el aeropuerto un sacerdote me dijo que María Elsa y el cura están encarnando una historia de amor muy humana, y la gente la ha agradecido. Creo que nos hace falta educarnos”, dice al respecto.

La actriz también se refirió al duro momento que vive el gremio de actores, ya que las áreas dramáticas de los otros canales pasan por momentos complejos.

“Sé que CHV va a reabrir su área dramática y que Canal 13 está gestionando algunos proyectos. De TVN no sé mucho y todos sabemos que Mega va como avión. Es positivo que se abran áreas dramáticas porque necesitamos tener pega y vivir de este oficio. Yo nunca he bailado con la fea y muchos colegas me lo dicen, tuve suerte de entrar a Mega cuando comenzó este boom. Pero la competencia tiene que existir”, finaliza.