Tras la muerte del antipoeta Nicanor Parra, el nombre de su hijo menor, Juan de Dios “Barraco” apareció vinculado a la polémica sobre el extravío de papeles y cuadernos de su padre. Sin embargo, el heredero del escritor permaneció en silencio.

A varias semanas de su fallecimiento, Juan de Dios conversó sobre el tema y asumió su responsabilidad en el hecho: “La cagué vendiendo algunos cuadernos y papeles de mi padre, pero no me robé el Louvre”, sentenció.

Además, el músico entregó algunas excusas sobre la pérdida de los cuadernos de Parra, señalando que “sus cosas eran también mis cosas, y siempre lo tomé como un empeño. Siempre pensé que las iba a recuperar”.

El hijo menor del antipoeta contó que se alejó hace una década de su padre, momento en que vendió algunos de sus textos: “El grueso de lo que entregó se lo di a dos libreros: César Soto y Carlos Vera. Es una buena cantidad de cuadernos y papeles, pero no llega a ser relevante frente a la cantidad de cajas y cajas de material que mantuve resguardado”, explicó.

Juan de Dios recordó la muerte de su padre, revelando que se enteró de la noticia mientras estaba en una playa en México y revivió el cariño que ambos mantenían: “Cuando tu padre vive convertido en una figura pop idolatrada es fácil que termine creyéndosela. Y todo se trataba de él. Eso se volvió agotador. Yo necesitaba un padre, no a Mick Jagger. Y aún así nunca corté del todo. Mi papá siempre me dijo, hasta la última vez que lo vi: tú siempre serás mi guagua”.

Del mismo modo anunció que resolverá cualquier discusión con su hermana, la también músico Colombina Parra: “Estamos marcados a fuego, yo no existo sin la Colombina”, sentenció.

Por último, “Barraco” señaló que “no le pediría perdón hoy, pero sí viajaría en el tiempo, unos 20 años atrás, y le explicaría todo lo que iba a suceder. Le leería el decreto de mi vida”.