Los más de 600 delegados de la Asamblea Nacional de Cuba, salidos de los comicios del pasado 11 de marzo, eligen este miércoles al nuevo presidente de la isla, pero no será hasta mañana jueves cuando se dará a conocer de forma oficial el nombre del sustituto de Raúl Castro. Si no hay cambios ni sorpresas, el primer vicepresidente Miguel Dí­az-Canel, de 57 años será el elegido. De hecho, esta mañana ya resultó nominado como candidato a la Presidencia del Consejo de Estado en Cuba. Precisamente los miembros de este órgano de gobierno también serán renovados este miércoles.

El nuevo presidente sustituirá a Raúl Castro, de 86 años, quien dejará el cargo tras dos mandatos de cinco años. Su hermano Fidel ocupó el cargo de primer ministro y presidente de la isla desde 1959 hasta que cayó enfermo en 2006.

Raúl asumió la Presidencia siempre con la mente puesta en que sólo estaría una década como gobernante de la isla. Su mandato se caracterizó por implementar un modelo de transición con referentes del sistema chino, impulsando reformas de apertura y liberalización de la economía socialista: promovió el emprendimiento privado y restableció las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

El mandato de Raúl también estuvo marcado por la parálisis durante su etapa final, a partir de 2016, agravada no sólo por las políticas del estadounidense Donald Trump hacia la isla, sino también por el deterioro de la crisis venezolana -principal socio de la isla- y por los efectos devastadores del huracán Irma.

Raúl Castro abandonará la Presidencia, pero no el poder, ya que se espera que continúe hasta el año 2021 como secretario general del Partido Comunista —el único partido oficial— y mantendrá su cargo como comandante jefe de las Fuerzas Armadas. De hecho, Fidel se mantuvo en su puesto en el PCC hasta el 19 de abril de 2011.