Durante este miércoles, los trabajadores de la aerolínea cuestionaron las declaraciones que fueron emitidas por la compañía en horas previas, donde se aseguraba haber alcanzado “un completo acuerdo” en el marco de las negociaciones.

El Sindicato de Tripulantes de cabina de Lan Express rechazó la propuesta realizada por Latam para terminar con la huelga que iniciaron el pasado 10 de abril y aseguraron que se intentó tergiversar la información en los medios de comunicación.

Los trabajadores recordaron que en realidad se trató de un preacuerdo que aún debía ser ratificado por los bases. Más tarde, fue rechazado porque contenía varios componentes contrarios a los derechos exigidos y beneficios ya logrados.

El Sindicato manifestó que la empresa ofreció bajar la actual secuencia de turnos de 8 días de trabajo por 4 de descanso a un tope máximo de 7×4. Sin embargo, afirmaron que “Latam omitió a la opinión pública que siempre condicionó esta oferta a quitar otros beneficios que en la práctica empeoraban la condición que descanso”.

“No es fácil estar en huelga, cada día Latam opera con todo su poder y potencia como la gigante de aviación que es. Los tripulantes saben que cada día cuenta y será descontado de sus salarios, por eso desde el domingo prepararon una propuesta que flexibilizaba su demanda por un día libre más en función de otros mecanismos que corrigieran y mejoraran por otras vías el descanso y así construir un acuerdo”, añadieron desde la organización sindical.

La compañía, al momento de cerrar el preacuerdo, habría solicitado incluir una nueva cláusula que otorgaba más flexibilidad a los turnos, lo que impactaba negativamente la demanda de más descanso solicitada por los trabajadores: “La impuso con la amenaza de quitar el bono de fin de conflicto de su propuesta, factor relevante porque va destinado a mitigar el impacto de la ausencia de salario por cada día de huelga”, afirmaron.

A la vez, añadieron que “los trabajadores de Latam han asumido el costo histórico de una huelga, saben de las medidas de represalia que la empresa toma luego de ejercer este derecho, razón por la cual en las movilizaciones usan máscaras, disminuyendo las posibilidades de reconocimiento y persecuciones que saben vendrán”.

El sindicato manifestó su pesar por el hecho de que la empresa “haya preferido costear las millonarias pérdidas que ha significado la huelga, con el daño que eso significa a los pasajeros y trabajadores, en vez de aceptar las legítimas demandas de los trabajadores por tener un descanso mínimo que asegure su salud, que habría tenido un costo económico mucho menor”.

En este escenario la huelga de tripulantes se mantiene, mientras que Latam aumentaría la cancelación de vuelos agendados. Los trabajadores manifestaron su deseo de llegar a un acuerdo, pero acusando que esto requiere “un pequeño gesto de la empresa en esta dirección, en vez de realizar gastos destinados a debilitar el sindicato”.