Este viernes, a través de un juicio simplificado, el Juzgado de Letras y Garantía de Cabrero absolvió de todos los cargos que se le imputaban a Mario Gierke, el alcalde de dicha comuna, quien estaba acusado de causar lesiones menos graves hacia su ex esposa, Diana Vidal, en medio de una pelea.

El caso de violencia de género se remonta a enero de 2017, cuando Vidal presentó una denuncia contra éste por violencia intrafamiliar, en la que dio cuenta de que sus seis años de relación estuvieron marcados por abusos y maltratos tanto físicos como psicológicos.

Esta es la segunda vez que absuelven a Gierke, luego de que en noviembre pasado se realizara un primer juicio –también en el Juzgado de Garantía de la comuna– que lo liberó de los cargos. Sin embargo, dicho proceso fue anulado por la Corte de Apelaciones de Concepción, que ordenó repetirlo debido a que “a pesar de ser un fallo muy extenso de casi 182 páginas, el 90% de la sentencia gozaba de una muy escasa fundamentación“.

“Me han culpado de algo que nunca he hecho. Yo le quiero decir al país que esto que ha ocurrido no es justo, porque soy una persona inocente”, dijo Gierke a la salida del tribunal, quien aseguró que “nunca se atrevería a golpear a una mujer”, y agregó: “Nunca ocurrió lo que la supuesta víctima relató en todos los medios de prensa de nuestro país”.

Durante el desarrollo del caso y de sus indagatorias, Diana Vidal denunció que que los funcionarios policiales que registraron su denuncia el 17 de enero de 2017 dilataron el proceso, relativizaron su relato y no lo registraron de forma íntegra en el acto, intentaron convencerla de que desistiera e incluso la trasladaron a constatar lesiones en el mismo vehículo que su agresor.

Y ante el nuevo fallo, el fiscal Luis Cruz anunció que el camino probable será la interposición de un recurso de queja. Sin embargo, primero esperarán el fundamento del fallo, que se conocerá el próximo 25 de abril.