El vecino país de Perú se encuentra impactado luego de que se conociera que la defensora de los derechos culturales del pueblo indígena shipibo coniboOlivia Arévalo Lomas, fue asesinada al mediodía de este jueves luego de recibir cinco balazos en el pecho.

El cuerpo de la mujer fue hallado tendido en el piso a pocos metros de su casa, en la comunidad ‘Victoria Gracia’, provincia de Coronel Portillo, en la región peruana de Ucayali –Amazonía peruana–, y fue dado a conocer por la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali y Afluentes (Feconau) y el Consejo Shipibo Konibo Xetebo-Coshikox en su cuenta oficial de Facebook, organizaciones que han condenado enérgicamente este asesinato y han solicitado al Estado proteger a los pueblos indígenas y a sus dirigentes que enfrentan amenazas y hostigamientos de diversa naturaleza.

De 81 años, Arévalo fue una reconocida lideresa, cultora de los conocimientos tradicionales de esta etnia, así como activa defensora de los derechos culturales y ambientales de su pueblo. Era conocida por cultivar la medicina tradicional y los cantos sagrados de su pueblo (Íkaros), declarados Patrimonio Cultural en junio del 2016 por el Ministerio de Cultura peruano, pues constituyen un elemento transversal de la cultura de la etnia shipibo konibo y son expresión de su relación íntima y armoniosa con la naturaleza, relación que se establece sobre la base de aprender de ella, cuidarla, escucharla y respetarla.

De acuerdo al relato de los testigos, el homicidio fue concretado por parte de un sicario que llegó a las afueras de su hogar, llamó por su nombre y luego de efectuar los disparos huyó en una moto.

“Hace ya un buen rato líderes indígenas en la Amazonía han recibido amenazas de muerte”, denunció la congresista peruana Tania Pariona, del movimiento Nuevo Perú, quien indicó que en Ucayali se han registrado cinco muertes de agricultores, presuntamente por tráfico de tierras.

La viceministra de Interculturalidad, Elena Burga, señala como principal sospechoso a un ciudadano canadiense.

En la misma línea, la lideresa de Nuevo Perú, Verónika Mendoza, pidió hoy que no quede impune el asesinato de la lideresa shipibo conibo, Olivia Arévalo, ocurrido en la víspera en la región Ucayali.

“Cada vez que un líder indígena es asesinado defendiendo su territorio y su cultura su caso queda en la impunidad. No permitamos que eso pase con Olivia Arévalo“, escribió en Twitter.

El caso tuvo tal repercusión que, tras enterarse de la noticia, en el Congreso se guardó un minuto de silencio por el asesinato.

Y desde la Defensoría del Perú manifestaron su repudio hace “el cruela asesinato de Olivia Arévalo” y señalaron que están haciendo seguimiento para que se haga una investigación a fondo. Además, pidieron a las autoridades por protección para la familia afectada.