En total fueron cinco las agrupaciones de derechos humanos, víctimas de la dictadura y de la Colonia Dignidad, que calificaron como “ofensivas y una incitación al odio” las declaraciones realizadas la semana pasada por el parlamentario, quien sostuvo que las víctimas de la dictadura y sus familiares eran “terroristas con aguinaldo”.

Unas treinta personas llegaron hasta el centro de Parral, este sábado, para levantar letreros con las fotografías y nombres de las personas que se encuentran detenidas desaparecidas y ejecutados, todas víctimas de la última dictadura cívico-militar, en la Colonia Dignidad.

Myrna Troncoso, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Talca, dijo que “el diputado Urrutia es un conocido colaborador de la Colonia Dignidad y defensor de los criminales que abusaban sexualmente de niños y asesinaban personas. La defiende hasta hoy, por eso nos repugnan sus palabras que son ofensivas e incitan al odio contra nosotros los familiares que llevamos casi 45 años exigiéndoles que nos digan la verdad sobre nuestros amados desaparecidos”.

Este sábado, todas las agrupaciones de familiares se detenidos desaparecidos se reunieron en un encuentro para informarse de las últimas informaciones oficiales sobre las investigaciones que se realizan en la ex Colonia Dignidad.

En la oportunidad, estuvo presente María Lucia Villavicencio, viuda de Alvaro Modesto Vallejos Villagrán, detenido desaparecido en la Colonia Dignidad. Su caso se transformó en el primero en ser investigado tras la detención del dictador Augusto Pinochet.

Fue la primera vez que ella portaba un cartel con la fotografía de su marido en una manifestación, tras retornar del exilio, hace sólo tres años. “A él lo trajeron a la Colonia Dignidad y nunca más supe de él ni tuve ninguna noticia. Yo le pregunto dónde está al señor Urrutia. Él no era un terrorista”, emplazó.

María Cristina Escanilla, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Parral tiene a su hermano en esa calidad, desde octubre de 1973.

Explicó que la mayoría de los 40 detenidos desaparecidos de Parral, eran campesinos sencillos y que “el diputado Urrutia es un hombre mal educado, no tiene respeto por nadie; no tiene respeto por su familia, menos va a tener respeto por nuestros detenidos desaparecidos”.

La mayoría de las víctimas de la represión política que desató la dictadura en la Séptima Región, fueron trasladadas hasta la Colonia Dignidad. Allí centenares de personas fueron torturadas, algunas fusiladas y hechos desaparecer.

El diputado Urrutia ha sido uno de los defensores visibles que tiene el enclave alemán hasta hoy, inclusive después de la captura de Paul Schaefer y que se descubrieran fosas utilizadas para enterrar personas.

Familiares de las agrupaciones de Parral y Talca son querellantes en el proceso judicial por inhumación y exhumación ilegal en la Colonia Dignidad, que instruye el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza.

Dicha investigación mantiene en la actualidad a un equipo de científicos trabajando en un sitio donde se habrían encontrado indicios de nuevas sitios.

Por ello, antes de la manifestación, todos los familiares asistieron a un encuentro donde abogados y científicos informaron a los familiares sobre los avances de la investigación.

El antropólogo Iván Cáceres, informó a los familiares que se están realizando peritajes para determinar la veracidad de los dichos de ex colonos alemanes. Según los testimonios, aseguró, en ese lugar habría al menos 10 fosas y un lugar donde, en 1978, se desenterraron los cuerpos y fueron quemados para hacerlos desaparecer.