Un total de tres muertos y 46 heridos dejó el accidente del sábado en la Clínica Sanatorio Alemán de Concepción.

El hecho provocó el inmediato cierre del recinto, decretado por la Seremi de Salud del Bío Bío, el que durará mientras continúe el sumario administrativo para esclarecer las causas del accidente.

En paralelo, el Ministerio Público también inició una investigación, de tipo penal, para determinar si hubo negligencia en la explosión que destruyó gran parte del centro asistencial.

El fiscal Octavio Stuardo, a cargo de la investigación, aseguró que la causa más viable es una fuga de gas producto de los trabajos de una empresa contratista que habría roto una matriz.

Otra arista de la investigación serán los protocolos de seguridad, pues el mismo sábado se conoció un video donde una persona descarta cualquier riesgo de explosión -pese al olor a gas- y convence a los trabajadores a volver a la clínica, justo antes de la explosión.

Fue el propio Cristián Ledermann, director del Sanatorio Alemán, quien confirmó que esta persona “es funcionario de la clínica y no hay mayor información”.

“Se tomarán todas las medidas requeridas para garantizar que nuestras instalaciones ofrezcan completa seguridad al momento de reabrir nuestros servicios”, agregó Ledermanm, anunciando que el normal funcionamiento de la clínica será en un plazo no determinado.

La clínica solo mantiene el funcionamiento de una de sus torres, ubicada a casi dos cuadras de donde se produjo el accidente. Ahí se trasladaron los pacientes críticos y se realizaron cirugías de urgencia.