Hace unos meses, pese a estar en plena preparación para la Copa América Femenina, nadie parecía interesarse en la selección chilena de fútbol femenino.

Por eso, la visita realizada por el plantel anoche a La Moneda, después de la goleada a Argentina, el subcampeonato de la Copa y la clasificación directa al Mundial de Francia de 2019, fue recibida por las jugadoras como el reconocimiento que tanto esperaban y que se merecen con todas sus letras.

Ha sido largo el camino de La Roja, pues sus jugadoras no viven la vida exclusiva que sus pares hombres, quienes gozan de sueldos millonarios. Muchas de ellas deben sobrevivir, muchas veces sin que les paguen y realizando otras actividades para sustentarse.

Te puede interesar: Geraldine Leyton: “Si cada jugadora recibiera el 2% de lo que ganan ellos, perfectamente podríamos dedicarnos sólo a jugar”

A la salida de La Moneda, Christiane Endler, la capitana de La Roja, habló con la prensa y valoró que, por fin, se le esté dando importancia al fútbol femenino. “Me parece genial que nos hayan invitado y que ojalá surja el apoyo para el fútbol femenino como debe ser y que no sea sólo una felicidad por haber clasificado y que lo dejen para después”, aseguró la arquera del PSG.

“Estamos trabajando para que el fútbol femenino se profesionalice… Por primera vez la ANFP nos pagará premios, no pueden ser puras críticas para ellos, porque están haciendo esfuerzos”, agregó Endler.

“Es un esfuerzo personal de años. Nosotras llevamos por lo menos 10 o 12 años intentando clasificar al Mundial, es un trabajo silencioso que nadie ve. Muchas tenemos que irnos, alejarnos de nuestras familias y nuestros amigos para seguir mejorando y buscar otras oportunidades”, continuó la capitana, respecto a la trabajada clasificación a Francia.

Te puede interesar: Las mil batallas de la Selección Chilena de fútbol femenino

“Todo esto debe estar reflejado en este momento que lo queremos disfrutar y aprovechar al máximo. Ahora hay que prepararse para el Mundial, mucho mejor de lo que hicimos ahora y con todas las pilas, ojalá clasificar también a los Juegos Olímpicos“, finalizó.

Ahora, las jugadoras volverán a sus clubes y esperarán hasta octubre para conocer su rival en el repechaje de clasificación a los Juegos Olímpicos, que será una selección africana. Dicho encuentro se disputaría en Tokio -ciudad sede- dos meses antes de la cita.