En la emisión del programa Radiograma de Radio BioBio del pasado lunes 23 de enero, el periodista chileno Tomás Mosciatti afirmó que el machi Celestino Córdova “es un asesino y un cobarde. Fueron una serie de personas que se enfrentaron con un matrimonio de personas con edad avanzada: de noche, cobardes. Eso es Celestino Córdova, un cobarde”, añadiendo además que “No hay arrepentimiento en Córdova, ninguno. (…) No se ha arrepentido para nada por matar a un par de viejos”. 

El abogado agregó que “Por ningún motivo hay que darle el permiso”, aludiendo a la petición del líder Mapuche, quien se mantenía –hasta el día de hoy– en huelga de hambre, defendiendo su inocencia y exigiendo una salida de la cárcel por 48 horas para recurrir a su rehue y realizar una ceremonia.

Córdova es, hasta ahora, el único condenado por el caso del matrimonio Luchsinger-Mackay, asesinado el 4 de enero de 2013. En enero de este año, el machi inició una huelga de hambre -y posteriormente huelga seca- que duró 102 y que depuso durante esta tarde, según informó el gobernador de Cautín, Mauricio Ojeda.