Un tribunal de la india condenó a cadena perpetua al popular líder espiritual Asaram Bapu por la violación en 2013 de una menor de 16 años en uno de sus ashram o centros de meditación.

El juicio se desarrolló en medio de una serie de medidas de seguridad en varios estados del país, con el objetivo de evitar disturbios por parte de los seguidores del gurú de 77 años, quien es conocido por promover una vida basada en la compasión, la espiritualidad y la ausencia de deseos carnales.

Durante este miércoles, otros dos acusados fueron condenados a 20 años de prisión, mientras que dos resultaron absueltos. Los hechos ocurrieron cuando una pareja envió a su hija a uno de los “ashrams” que el hombre tiene en la India. La idea era que recibiera unas lecciones espirituales y fuese liberada de los “espíritus malignos” que habitaban en su interior.

Una noche, Asaram llamó a la joven a su habitación con la excusa de realizar una curación, momento que aprovechó para violarla. La adolescente relató la agresión sexual a sus padres, pese a que el gurú la había amenazado bajo la petición de guardar silencio. Luego, decidieron interponer la denuncia.

“Asaram ha sido condenado, tenemos justicia. Quiero agradecer a todos los que nos apoyaron en esta lucha. Ahora espero que tenga un duro castigo”, señaló el padre de la joven, tras conocer la decisión del tribunal.

Sin embargo, según informó la BBC, Bapu apelará al veredicto en un tribunal superior. Además, es investigado por otro caso de violación a dos mujeres en el Estado de Gujarat -donde nueve testigos han sufrido ataques en los últimos años y tres de ellos han muerto- y por los delitos de corrupción y falsificación.

Tras la violación grupal que sufrió una joven de 23 años en un autobús en Nueva Delhi, en 2012, el mismo gurú habría señalado que la víctima también tuvo la culpa, ya que en lugar de resistirse “debía haber rezado a Dios y pedido a los atacantes que la dejaran en paz”.